Tony Isa

Tony Isa
WENCESLAO (LAITO) TEJEDA

jueves, 30 de junio de 2011

VIVENCIAS: EN SAN JOSE DE OCOA: VITICO Y EL UNIFORME ANCHO



Henry Osvaldo Tejeda Báez
Por Henry Osvaldo Tejeda

En mi querido terruño natal, los clásicos cuentistas nocturnos como: Luis Pai, Luis Báez, Vianey, Arídes Sánchez y Sucre Figuereo entre decenas mas, cualquier anécdota por breve que sea la sobredimensionan. En esta corta anécdota les contaré hasta dónde llegó Luis Pai al poner las cosas más grandes de la cuenta en un cuentecito que no debió durar algo mas de un minuto.

En los años en que me tocó jugar pelota en Ocoa, ya existían las clasificaciones en los de equipos de béisbol: Pequeñas Ligas, Juvenil y el llamado equipo Amateur, que era el que representaba a Ocoa en los campeonatos regionales. 

Vitico, era un joven de contextura delgada y muy alegre que vivía en el Pueblo Arriba cercano al play de Las Canas.
Para jugar un partido muy importante y en vista de que no tenía uniforme, Vitico, decidió pedirle prestado a Tomás Sánchez un uniforme; Tomás era un hombre fornido y de casi 6 pies de alto.  El que conoce a los hermanos de Tomás, sabe lo fornido que son José y Felipe Sánchez, quienes parecen dos gigantes y de Tomás el mas viejo, ni se diga.


Tomás le dijo a Vitico: _Pero muchacho, y de qué manera vas tu a poder moverte con un uniforme tan grande como el mío? ¿No te fijas en tu tamaño? Tienes como la mitad de mi cuerpo.

 _ ¡Ay, Tomás! Sólo préstamelo que ya me las arreglaré como pueda -Dijo Vitico-
_Bueno, si es tu gusto, ve a buscarlo esta noche a mi casa, pero si te matas cuando te enredes con los ruedos o si viene una brisa y te lleva solo tu tendrás  la culpa. -Le dijo Tomás de manera jocosa-

Arides Sánchez (epd)

En eso quedaron y en la noche, Vitico fue lo mas contento a buscar el uniforme a la casa de Tomás Sánchez mientras pensaba: "Coño, mañana me la luzco yo con este uniforme, ahora mismo voy a la casa del fotógrafo Leonel Castillo para que me saque una foto. Siempre me ha gustado parecerme a Willie Mackovey. (Un toletero de grandes ligas, de los Gigantes de San Francisco a la sazón).

Llegó el día D, es decir, el día del gran juego de pelota. Vitico se apareció con su "uniformazo", pero a un pelotero era lo menos que se parecía, más bien tenía pinta de una chichigua de esas grandotas a las que allá le llamamos "pájaro". En La Romana, me parece que le dicen "Cajón".

Había mucha brisa en Ocoa ese día, por lo que cada vez que le entraba una ráfaga de viento a Tico, la tela del uniforme sonaba como si fuera la bandera del Liceo en tiempos de huracán.

En el segundo inning, le toca el turno al bate a  nuestro héroe Vitico que, con un cuadre que no lo daba por nada, se mira de arriba a abajo mientras se acotejaba en el "jon", levanta los brazos (al hacerlo, parecía un murciélago con esas mangas tan anchas) para sacudirse, hace muecas como el burro de Cuico cuando comía naranjas agrias, escupe, saca tierra del suelo como un toro Miura cuando se prepara a  cornear.

Vitico luego mira para todos los lados a ver si la gente lo está "columbrando" y al ver que todos tienen los ojos puestos en él mientras sonrien, él cree que es por sus buenas dotes de pelotero, no imaginándo él que la risa del público es por el atuendo que tiene puesto similar a un paracaídas. 
En fin, Vitico hace todas esas mierderías asquerosas que hacen los peloteros (mas aún los de Grandes Ligas). Son mañas que cogen a través del tiempo. 
Los boxeadores tienen las de ellos; una es, abrir la boca como si fueran cocodrilos. La abren y la cierran varias veces. ¡Coño, que vaina esa de tan mal gusto! Pero bueno, eso no es lo que nos interesa ahora.


Antes de seguir debo decir, que el difunto Arides Sánchez era una de las personas mas jocosas con las que contaba el pueblo de San José de Ocoa, él era el manager del equipo de Vitico y era además, hermano de Piro  y Danilo Sánchez,  dos personajes famosos por sus "relajos" y por ponerle motes a todo el que se les antojase. 

De cada situación, Arides tenía un chiste y esta vez no iba a ser la excepción, no se quedaría  callado al ver aparecer a Vitico metido en esa "cosa". 
Lo primero que se le ocurrió decir a Arides fue:
¡Anda pa'la mierda! ¿Y esa casa de campaña que viene ahí? ¿Quién ta metío ahí adentro? Eso se vino abajo de la risa. Vitico oyó cuando Arides hizo el comentario y le dijo: ¡Coño Arides, déjese de pendejá, deje la cuerda, ombe!


Bueno, vamos al segundo inning donde quedamos, cuando entra al bate Vitico nuestro héroe. Un strike, luego tres bolas, otro strike y al tercer lanzamiento, Vitico pega una línea de hit por encima del shor stop y creyó que podía extender el batazo y hacerlo doble, pero se dio cuenta después de doblar unos cuantos pasos de la primera base. Cuando el Leftfield se dio cuenta de las intenciones de Vitico, lanzó la bola hacia primera y al pobre muchacho fue puesto out, tratando cuando trataba de retornar a la base. 

¿Porqué fue puesto out Vitico, si tenía suficiente tiempo para retornar a la base?
El asunto fue, que cuando Vitico dobló como seis o siete  pasos hacia la segunda base, todavía el "fundillo" del pantalón estaba en primera, por lo que cuando el left field tiró la bola hacia primera, le fue tan fácil al jugador de la inicial hacerle out a Vitico, o mejor podría decirse, al "fundillo' del pantalón.
La risa fue tan grande en las gradas, que enseguida se sintió el mal olor que salió del público, qué punto no pudo aguantar acompañar la risa con sus respectivos follones y, mientras todos reían, Arides, en su característico tono jocoso de hablar solo dijo: 
_Voy a tener que retirarme, porque ya me'tan pasando demasiadas vainas raras en este juego".


.

1 comentario:

  1. Que buena historia me gustaria que me contara mas de jose, felipe y tomas.... José es mi padre

    ResponderEliminar