miércoles, 1 de septiembre de 2021

Abinader, su reforma constitucional y los corruptos

Por Henry Osvaldo Tejeda
Para la planteada reforma constitucional, el presidente Abinader va a tener que hilar muy fino pues va a encontrar muchos y serios problemas con los dirigentes de la recua de partidos que quieren mantener el atraso del país, sin que se les aplique sanciones a los delincuentes de saco y corbata y seguir manteniendo por defecto la corrupción y la impunidad como sistema ideal del “roba que nada te pasará”. ¿Quiénes desean que todo siga igual? El PLD morao de Danilo, y la Fu Pupú verde de Leonel y las bisagras aliadas de ambos partidos. Es que estos políticos no saben otra forma de manejarse en el gobierno y hasta sin estarlo, porque son mafias políticas de la peor calaña, que solo buscan el poder para mantener el status quo de una minoría, y de paso, hacerse dizque líder regalando el dinero del pueblo pobre, a quienes a ellos les dé su maldita gana.

Desde que el presidente Abinader dijo que haría del ministerio público una entidad independiente del estado, por ley, enseguida salió a los medios el creador de la justicia dócil, de la justicia fácil de comprar y secuestrar, para mantener la impunidad tanto de él como la de los rufianes que le acompañaron en sus doce años de gobierno y que por ahí andan amenazando con volver al gobierno. Me refiero a Leonel Fernández, que, con tal de abortar los deseos de Luis Abinader de que tengamos una justicia decente, buscará todas las formas de ponerle trabas al proyecto aunque para eso tenga que aliarse a sus enemigos del otro PLD; el pld de Danilo, o hasta con el mismísimo Diablo si es posible.

Leonel le huye a la verdad, y no va a amolar cuchillo para su propia garganta, porque sabe que tanto él como la mayoría de los ex funcionarios de sus gobiernos, tienen la soga arrastro por sus actos delincuenciales contra el estado y según Doña Mirian Germán, hay casi doscientos expedientes por corrupción que están pendiente de investigación, por lo que con un ministerio independiente como el que ahora tenemos les será imposible mantenerse impune de todas las bellaquerías y desfalcos que cometieron contra el pueblo.

Hay varios puntos que serán de gran debate, pero no creo que se llegarán a buen término con ellos, porque para llegar a ciertos acuerdos, el presidente Luis Abinader tendrá que tomar decisiones difíciles y hasta impopulares, y ahí es que estaría el dilema. Todo el que va a una mesa de negociación, sabe que tiene que soltar para poder recibir, y no será fácil para Abinader tener que negociar con delincuentes. En las negociaciones para aprobar un ministerio público independiente, hay otro problema; el PLD no va negociar mientras el Pepca se mantenga persiguiendo a sus compañeros de partido. Pero lo mismo sucederá con la Fu Pupú, es decir, el PLD verde, aunque hoy no están siendo perseguidos por corrupción en los gobiernos de Leonel Fernández, pero están en la tómbola, y ya Leonel salió a decir que no es necesario reformar la constitución para hacer el ministerio público independiente, porque según él, citando un artículo de la constitución, dice que ya eso existe, pero eso no es suficiente porque al procurador general de la república lo nombra el presidente del país, entonces, no es independiente, porque ya lo hemos vivido con el mismo Leonel y peor aún, con Danilo; ambos escogieron gente de su entorno íntimo, además de que eran dirigentes del PLD, para llevarlos a la procuraduría, y como pudimos ver, esos procuradores fueron manejados como s títeres desde el palacio nacional y cometieron toda clase de delitos. En fin, Leonel no quiere amolar un cuchillo que puede cortarle el cocote en cualquier momento, y sabe que él no las tiene todas claras consigo. Como dije, Leonel está en el globo de los najayeros. (Léase, casi presos en la cárcel de Najayo).

Entonces, Luis Abinader, quien ha hecho el noble compromiso con el pueblo de no darle tregua a la corrupción y la impunidad, está hoy en aprietos, porque si negocia con los delincuentes, digamos que con el PLD, va a tener que parar las acciones del ministerio público, algo que sería fatal por dos razones; el pueblo vería con ojeriza esa decisión y hasta podría lanzarse a las calles a protestar, y segundo, porque Doña Mírian Germán no va a echar al zafacón todos esos esfuerzos de adecentamiento de la sociedad, y lejos de acatar una decisión de Abinader en la que le pida que deje de lado la persecución contra los corruptos, lo que haría sería renunciar y con esa renuncia, se caería la credibilidad del presidente Abinader y lo menos que le puede pasar es que, el pueblo lo repudie por haberle mentido.

No quisiera ver yo lo que se diría en esas redes sociales contra el presidente Abinader, si se mete en esa camisa de once varas. Entonces, para mantener la popularidad que todavía tiene, su actuación en este proceso de negociación debe ser estelar; acometida con pies de plomo y hacerse respetar, porque el país va a estar vigilando de cerca en lo que pueda cederle a los delincuentes, porque esta sociedad no puede vivir a expensas de la voluntad de un grupo de sempiternos rufianes, que hace décadas que debieron estar pudriéndose en una cárcel, pero ahora hay que negociar con ellos porque la ley, la hija´e puta ley le da derechos hasta a los torcidos que deberían estar, no encarcelados, sino, muertos por los grandes daños que le han hecho a este país. Ni muertos pagan el daño.

A nadie le cabe en la cabeza que a Luis Abinader, se le pueda ocurrir aceptar que el PLD, para aprobar la independencia del ministerio público, le exija como condición al gobierno que sean puestos en libertad los peledeistas, amigos y sus socios de desfalcos que ya están en la cárcel y que cese la persecución de aquellos que no han sido apresados pero que ya la procuraduría les tiene el ojo echado. Eso, es en el caso del PLD. En cuanto a la Fu Pupú, el PLD verde de Leonel Fernández. Este ya dijo que no quiere ministerio publico independiente, y es seguro que no está dispuesto a ceder porque como es de suponer, eso no le conviene, por tanto, los expedientes que ya reposan en el Pepca por los desfalcos cometidos en sus gobiernos, deben empezar a salir; la cacería de ladrones de ese partido que delinquieron cuando aún estaban en el PLD, incluso al mismo Leonel Fernández, debe ser iniciada.

El pueblo vería con muy buenos ojos que se inicie esa cacería de viejos delincuentes de estado, además de que sería hasta bueno, que se empezara con estos ex peledeistas porque si lo dejan para el 2023, o para el 2024, podría resultar peligroso, pues se le estaría dando un pie de amigo para que se hagan las víctimas. Recordemos que el pueblo, siempre se inclina hacia las víctimas, aunque en el caso de Leonel Fernández y su vieja gavilla, no creo que el pueblo le dedique un solo comentario en las redes sociales para defenderlo. El único político que puede competir con Danilo Medina en eso de ser aborrecido y odiado por el pueblo, es Leonel Fernández; lástima que solo fuera en el viejo oeste americano, donde los linchamientos eran tan comunes.
En resumen, Luis Abinader está obligado a no tocar los temas que asumió como compromisos de campaña con el pueblo, en cuanto a la lucha contra la corrupción y la impunidad. No son temas para ponerlos en la mesa del diálogo para ser negociados, porque son nodales y de importancia capital para el país, la lucha contra la corrupción y la impunidad no son negociables. Si por mano del diablo, los que saben que delinquieron alguna vez, que pueden caer fruto de esa lucha y que quisieran traerla por las greñas a la mesa de las negociaciones, la respuesta la debe dar el ministerio público iniciando la cacería de ladrones de la que ya hablé. No se negocia con delincuentes. El país sabe cuáles son sus ladrones, pero el dejar que otro haga del gobierno, y hasta la blandenguería del propio pueblo al no haber dado un ejemplo linchando un par de esos ladrones, para que sepan lo que les puede pasar a los que metan las manos en el presupuesto nacional, van a hacer que esos ladrones que ya debieran estar pudriéndose en una mazmorra, sigan incidiendo en la vida del país. Por ejemplo; cuáles son los motivos por los cuales no son apresados todos los peledeistas que ya el pueblo sabe que metieron la mano en las arcas del estado, y que para llevarlos a la cárcel solo falta que sean procesados? Como ejemplo solo pondré unos cuantos nombres: Diandino Peña, Radhamés Camacho; Lucía Medina, Felucho Jimenez, Simón Lizardo José Ramón Peralta, entre cientos más. No, nadie me da respuesta. De cada cien dirigentes peledeistas, mil quinientos son mañosos; así no hay becerro que llegue a buey.