jueves, 15 de octubre de 2020

Chácharas: la muela de josé, el Covid-19 y el dentista

Henry Osvaldo Tejeda
Esta pandemia ha cambiado la vida de una manera tan radical que, los paises donde la gente no tenga una buena capacidad de inventiva, irremediablemente, tendrá que sucumbir al ocio obligado, al que es desde ya sometido. Ya estoy oyendo gente hablando de teletrabajo, pero carajo, eso solo podrán hacerlo los que tienen los equipos de informática necesarios para ganarse la vida, y esos son los menos; además, los que tienen esas posibilidades son solo una parte ínfima de la población dominicana y supongo queotros países del área.
Yo quisiera preguntarle a esos que hablan de teletrabajo, de qué manera puede un dentista sacarle una muela a alguien por internet. Hasta escribirlo me da risa. Desaparecerán muchas fuentes de trabajo; salones de belleza, peluquerías, salas de masajes y muchos más. No me imagino a una masajista sobando a alguien por internet; no hay forma, y mucho menos a un peluquero recortando o rasurando a un cliente vía zoom. ¡Señores, esto se jodió! 

A propósito de dentista, veamos esta conversación:
_ Mi amor -dice josé a su esposa-, esta muela quillá me está haciendo la vida imposible; no soporto este dolor. Yo creo que un dolor de muela, es peor que parir un muchacho.
_No relajes tanto, josé, ve y llama a tu amigo el dentista y dile que te saque esa muela por Internet, es la única forma de no salir infectado con el Covid mi amor, así de difícil se nos hecho la vida ya.
_Creo que eso es lo que voy a hacer, pero ya hoy es muy tarde, lo llamaré mañana. Por más que me duela hoy, tienes que hacerme un buen "jervío" bien sazonao, porque pienso acostarme con una buena jartura dijo José lleno de optimismo.
José se comió una buena palangana llena de sancocho, vio televisión durante un par de horas y calló rendido del sueño pensando quitarse de esa molestosa muela al otro día, y en eso se quedó rendido.
José llamó al dentista y luego de ponerse de acuerdo, se conectaron a internet vía una sala de chat, y así empieza la conversación.

_Mira, Cesar, tengo una muela que me tiene al salto de la pulga y quiero que me soluciones el problema pero ahora mismo. 
_No hay problemas, josé. No perdamos el tiempo, porque tengo dos clientes más que entrarán al chat dentro de unos minutos. Como sé que ya tienes todos los materiales a mano, empecemos de una vez.
_Pero eso no importa, puedes atender a más de uno, pues esto viene siendo como una partida de ajedrez en la que uno solo puede jugar con varios.
_Déjate de hablar pleplas y vete a buscar las herrmientas.
_Ok, dime qué es lo primero que debo hacer.
Supongo que compraste anestesia local, entonces, coge un algodón y úntalo de eso y pásatelo por toda la encía de la muela mala; luego de esto, esperas unos cinco o seis minutos. Cuando hagas eso, me tiras, para que sigamos, mientras tanto, aprovecharé esos minutos para atender a otro cliente.
_¡Ta to!, Cesar.
José abrió el frasquito de la anestesia, enchumbó el algodón y se lo untó en la encía de la muela. Por si acaso, esperó unos ocho minutos, dizque para que la muela cogiera bien la anestesia; pasado ese tiempo, se conectó de nuevo con el dentista y le dijo:
_Cesar, ya tengo la encía adormecida, dime qué hago ahora?
_Okey, ahora busca algo que se parezca a un destornillador plano, y ve metiéndolo alrededor de la pieza entre la encía y la muela, hazle un poco de fuerza hacia afuera y cuando hayas hecho eso, te buscas un alicate o una pinza, pero como no eres experto y mucho menos dentista, busca un alicate de presión y ajústalo bien para que no se te zafe la muela, ahora engárzala bien y poco a poco ve moviéndolo hacia todos los lados. Cuando sientas que ya se mueve con faciliadad sin necesidad de mucho esfuerzo, antes de pasar a la segunda parte, tienes que pegarte tres petacazos de romo del mas fuerte. ¡Fíjate bien lo que te digo!; no pueden ser menos de tres tragos! ¡Ah!, y otra cosa, si tienes diarrea deja la extracción para otro día.
_¡Oye, Cesar, realmente tengo diarrea, pero dime, qué carajo tiene que ver una muela con la diarrea?
_Mira, José, si tu quieres ház el trabajo con to´y diarrea, pero luego sabrás por qué te lo digo.
_ No ombe, eso no tiene nada que ver, ahora voy a empezar a hacer lo que me dijiste. Dentro de unos diez minutos te digo si  tuve éxito, pero si no te llamo, es porque todo estuvo bien.
_Muy bien, José, espero tú llamada.
José cogió una pequeña espátula que tenía, y cuidadosamente, empezó a apartar la enciá alrededor de la muela, y cuando sintió que estas estaba ya un poco apartada de la pieza, tomó el alicate y comenzó a moverla hacia todos los lados. Duró unos cinco minutos en eso, y cuando vio que ya la muela estaba un poco floja, se jondeó los tres tragos de romo, ajustó bien el alicate de presión y de un solo jondión tiró hacia arriba, pero la muela quedó como  si no fuera con ella. Lanzó un leve gemido, no por el dolor, sino, por la molestia de fallar en el intento, por lo que se preparó de nuevo. 
_Yo puedo, carajo!, pensó José.
Con ese yo puedo en la cabeza, se acotejó bien, y dispuesto a todo dio un tirón tan fuerte hacia arriba, que el alicate se salió de la muela, no antes de romperla. Cuando José sintió el ¡Crack! de la muela, echó un grito de dolor tan fuerte que alarmó a los dos vecinos más cercanos, quienes creyeron que había pasado una desgracia en la casa del vecino José. Pero eso no fue todo, la habitación que sirvió de sala de operación del dentista virtual, se llenó de una cosa amarilla parecida a una sopa, en la que se pudo ver: cascaritas de tomates, lechuga mustia, un par de ramitos de berro, muchímsimas cascaritas de habichuelas retorcidas, entre otros ingredientes, todos regados en el piso y hasta en la paredes. José no pudo evitar que se le salieran dos lagrimones como dos chorreras de arroyo turbio. Su esposa, al escuchar el escandaloso y desgarrador grito de José, fue a la habitación y lo sacudió varias veces creyendo que se había muerto. Mientras era sacudido, José se despertó como un loco, con la mirada estrábica y cocoteando para para todos lados, a la vez que decía:
Dónde diablos está ese maldito dentista, lo mato porque lo mato...... 
La ´preocupada esposa, luego de remenearlo un par de veces más le dijo en voz alta:
_Pero José, acaso te pusiste loco, por qué hiciste ese escándalo, despiertate que ya son la nueve de la mañana!
Cuando José oyó a su esposa, vio el cielo abierto y sonriendo, exlamó:
_¡Ay, mi amor, ni te imaginas el sueño del diablo que he tenido! ¡Gracias por despertarme.

martes, 22 de septiembre de 2020

Vivencias; el folklor político de un batatal con luz llamado República Dominicana

Henry Osvaldo Tejeda
Conversación entre un hombre y su esposa en un hogar pobre 
_ Mujer, hoy vamo a jartarnos una de las cuatro gallinas ponedoras; toy contentísimo, ganamo la´ jeleccione. 
_ ¡Carajo, por fin se te dio! Ya era hora de acabá eta malaria de tanto tiempo; ese sueldito de maestro no da´ pa´ ná. 
_ Así e mi amor; yo sé que voy a tener un alto cargo en el gobierno; recuerda que soy de la dirigencia del partido. 
_ Qué bueno, así podremo pagá to´ lo que debemo. No sé si sabes que le debemos a to´ el que tiene el ombligo pa´ lante. 
_ Si ombe, y lo que ma me preocupa e´ que nunca se le paga completo al colmado, y ´por eso tenemo que cogéle meno cosa fiá. El me pasado no pude pagale la cuenta completa, porque tuve que comprá una muda de ropa usá en la reguera y eso me alocó el mes, pero dentro de tres mese, cuando subámo al gobierno, to´ esa vaina se va a´cabá. ¡Que dió te oiga, cariño! 
Tres meses y medio más tarde, un día llega el hombre a la casa, con una contentura del carajo y le dice a la mujer: 
_ Mi amor, ya toy aquí, no vas a creer el cargo que me han dao en el gobierno. ¡Carajo, ahora si afincamo! Mata las tres gallinas que quedan porque hay que té bien jarto pa´tá en ese cargo. Dijo el ya designado funcionario. 
_ Pero cariño, tú tiene que ta seguro de eso, porque, ¿y si no se te da? Recuerda que, lo que má comemo´ e huevo. Dijo la mujer medio angustiada y renuente a sacrificar las gallinas, una de las principales fuente de comida de la casa. 
_ Pero, ¿cómo si no se me da? ¿Acaso seré yo un jabladó, y mucho meno contigo? ¿Cuándo me he pueto de boca aguá contigo dique a decíte algún embute? Así es que, vete al rejón y siquitrílla pártele el cocote. 
_ Pero cariño, se te olvida otra cosa. 
_ Pero ¿de qué me tás hablando? ¡No le dé tanta vuerta a la vaina y vete a traé esas gallina! 
_ E´que no tenemo caldero para cociná tre gallina junta, ademá, el fogón solo tiene tre piedra. 
_ Coño sí, eso´e verdá. 
El hombre se queda pensando un poco, y al cabo de un minuto se salió de la casa a paso doble, y al rato se apareció con un caldero grande y le dijo a su esposa: 
_ Si tú querías un cardero para tres gallinas, ahí tienes uno. 
_ ¿Dónde lo conseguite tan rápido? 
_ Y en qué otro sitio pude habélo conseguío, que no fuera cogiéndoselo prestao al vecino? Pa´´ eso son lo vecino. 
Tiempo después, tal vez años, ya el hombre y su esposa se habían mudado de la desvencijada que donde vivían; el esposo andaba trajeado de saco y corbata en un vehículo de lujo y con un trulla de guardaespaldas y, aunque canuco, lucía un buen corte pelo. Esto hay que mencionarlo porque, antes, cuando andaba sobre unas chancletas Samurái, el pajón que lucía parecía un nido de judíos. Bueno, el hecho es que el tipo se volvió multimillonario de la noche a la mañana, y ya ni visitaba a los amigos, tal vez no fuera porque no quisiera, sino, por miedo a que se lo comiera algún ciudadano disgustado porque haber sido robado por el gobierno del que este nuevo millonario era uno de los protagonistas. 

Pasaron cuatro años, y el flamante funcionario pica queso, el otrora tumba tabique, coge fiao, andrajoso, mea patio ajeno y pasa hambre, llegó al pueblo que conoció de su anterior miseria, y donde dejó a tantos amigos a los que ya ni conoce, pues, a esa basura pobres realengos y miserables no se le puede estar dando confianza, porque piden demasiado. El tipo anda en una caravana en plena campaña política, buscando de nuevo el voto de esos miserables, a los que hoy les está lanzando funditas con uno que otro producto comestible de las más baratos, a la vez que lanzan consignas de que el gobierno que acaba de cumplir cuatro años en el poder, ha sido el mejor que el pueblo ha tenido desde que echamos a los haitianos en el 1844. Le dicen al pobre pueblito ese del sur que, si le vuelven a dar su voto, no habrá una familia que pase hambre porque el presidente, aunque es medio bizco, nadie ha sido mejor presidente que él y que si le dan su voto para el 2016, el agua llegará a esa zona porque ya tiene contratado con un otro país, la importación de un caudaloso río para que nunca falte agua, y no solo eso también, se importarán cientos de miles de cerdos blancos de ojos azules para refinar la raza nativa, y como si eso fuera poco, se hará un puente que llegue desde ese pueblo del sur, hasta Puerto Rico, para que todo el que quiera ir a conocer ese país, solo tenga que coger una guagua. Todo eso y más, tendrán en este pueblo de beneficio si votan por nosotros, 

En su recorrido, la caravana llegó al vecindario donde antes vivía nuestro héroe de la historia y ¡Oh, sorpresa!, al pasar por la casa del vecino que tan bien conocía el funcionario, se topa con su antiguo vecino, a quien saludó haciéndole la señal de la letra L con los dedos. El antiguo vecino, con cara de no muy buenos amigos y que al parecer, ya estaba esperando a que pasara frente a su casa, sacó un caldero y corriendo hacia el vehículo de su viejo vecino y alzándolo por encima de la cabeza le voceó a todo pulmón delante de todo el mundo: 
¡Mira, maldito hijo de la gran puta! A mí no me hagas esa señal de ladrón, ni me saludes, porque lo único que quiero ti buen chancletero, es que me devuelvas el caldero que te presté cuando eras un azaroso pasa hambre. ¿Es que ya no recuerdas mi caldero? ¡Devuélveme mi caldero maldito delincuente; ladronazo! 
Adiós caravana, ahí mismo se acabó la caravana. 

El aludido, miró para todas partes y cuando se dio cuenta de que hasta unos haitianos que jugaban dados en un solar lo estaban mirando, le dio tres manotazos al techo del vehículo. El chófer entendió el mensaje y metiendo todo el acelerador, salió como honda que lleva el diablo por esas polvorientas calles de ese miserable pueblito, rumbo a la capital con velocidad de ambulancia que lleva un moribundo. Hoy se sabe que, ese ex miserable hombre consiguió de la noche a la mañana, una fortuna de más de tres mil millones de pesos.

lunes, 21 de septiembre de 2020

Embajador dominicano en Italia reconocerá a Ilio Capozzi, héroe de la guerra de abril del 1965

Por Henry Osvaldo Tejeda 

Rafael Tejeda Acevedo, embajador dominicano en Italia, está por realizar un grandioso y enaltecedor acto de justicia, al anunciar un reconocimiento en la sede de la embajada dominicana en Italia, a ese fiero combatiente guerrero italiano que luchó al lado de Caamaño en la revolución de abril, y que murió junto a muchos otros mas, durante el fallido asalto al palacio nacional, en el que también murió el comandante Tomás Fermandez Domínguez; me refiero, al combatiente del temido cuerpo de Hombres Ranas que se integró a la guerra de abril para combatir del lado del pueblo.
En dicho acto, se contará con la presencia del hijo del comandante Capozzi, la alcaldesa de Roma y el Ministro de Defensa, entre otras personalidades del gobierno italiano. La señora Oleka Fernández, hija del coronel Fernández Domínguez, tendrá unas palabras sobre el aquella gesta heroica en la que su padre fue la chispa que encendió la bujía de la revolución, y que murió el mismo día que Ilio Capozzi durante en el asalto al palacio nacional. Rafael Tejeda anunció, que será develada una placa y se nombrará el salón de acto y la biblioteca con el nombre del Comandante Ilio Capozzi.
Esto será algo inolvidable y digno de encomio, ya que, por fin, el comandante Capozzi recibirá el bien ganado y merecido honor del país por el que dio la vida. Este homenaje, nos enmarca entre las naciones agradecidas que no olvidan a sus héroes sean de la nacionalidad que sean. Ilio Capozzi, decidió luchar y dar su vida por una causa justa del pueblo dominicano, y lo hizo a cambio de nada.
Como dominicano, solo me resta darle las gracias a nuestro embajador dominicano en Italia Rafael Tejeda Acevedo, por tan bello y significativo gesto de agradecimiento hacia ese guerrero de mil batallas que en vida se llamó, Ilio Capozzi. ¡Honor a quien honor merece!

jueves, 17 de septiembre de 2020

¡Afine su puntería, Señor presidente!

El gobierno no es un botín”. Palabras que alegraron a los que no tienen problemas económicos y que molestaron a las hambrientas bases del PRM.
No sé si el presidente Abinader sabe, de las reuniones de los peledeístas con sus bocinas; pero yo pregunto; ¿qué pueden hacer esos bandidos que no sea incitar al caos y a la desestabilización del gobierno? Sabemos que los delincuentes no se quedarán tranquilos mientras se sientan amenazados por la espada de la justicia. Cuando estaban en el gobierno y se dieron cuenta de que no tenían de dónde sacar votos para quedarse, se llenaron de pánico. La realidad les dio en la madre y supieron que se estaban jugando su libertad, entonces, o, ganaban, o irían presos, por eso hicieron todos los desmanes habidos y por haber. Danilo puso en manos del Penco medio gobierno para que hiciera la que le diera la gana, mientras él, por el otro lado, encerraba en sus casas a los opositores cogiendo el toque de queda como pretexto para eso, mientras el otro presidente (EL Penco), tenía libertad para movilizar la parte del gobierno que pusieron en sus manos, violando todas las restricciones impuestas por el otro presidente bizco, quien, de manera criminal soltó al pueblo en banda sin importarle si el Corona Virus matara a medio país porque el terror era parte del plan para que el pueblo se atemorizara y le pusiera atención a todo cuanto estaba haciendo el gobierno del Penco para subir en el gusto del pueblo vendiéndose como el protector de los pobres, regalando los recursos que el pueblo necesitaba para sobrevivir a la pandemia. 
Fue un plan criminal de Danilo Medina por el cual debe pagar, y él, es el único responsable de los más de dos mil muertos que tenemos hoy en el país al hora en que esto escribo, pero que seguirán aumentando conforme pase el tiempo y el pueblo siga con su torpeza de no hacer caso a las restricciones del nuevo gobierno. En los tres meses de las labores de transición para el traspaso de mando, Danilo siguió destruyendo el país con mucha más gana, porque al verse perdido, desvalijó las arcas del estado hasta dejar el gobierno quebrado, pero tampoco se conformó con eso, sino que, quemaron decenas de miles de documentos que comprometían a su gobierno, de manera que no se supiera de los grandes desfalcos que se hicieron en su gobierno. Hoy fuera del poder, y aterrados por estar viendo que se les avecina un tsunami de sometimientos judiciales por desfalcos cometidos contra el estado, se están reuniendo para trazar planes desestabilizadores, lo que demuestra que, aún no se dan cuenta de la real situación en la que se encuentran y que por más que traten de salir de ella causando problemas y haciéndolas de gallitos de pelea sin espuelas, lo que están haciendo es meter la pata más honda, al tratar de desafiar al gobierno haciendo ruidos y desacreditando al gobierno para desviar la atención del país a las constantes denuncias de los actuales funcionarios sobre los robos y desfalcos que han ido encontrando en las instituciones del estado. Entonces, si Luis no se da cuenta de que él no es Juan Bosch, quien se dejo tumbar por pendejo, al no querer mochar los cocotes que debió mochar, nadie duda de que le pueda pasar lo mismo, y si sigue dándole largas a la situación de las bases desempleadas del PRM, no tendrá quien lo defienda, viéndose el país expuesto por tercera vez a que en el 2024 podamos caer espueleados por las patas de un gallo del mismo corral del que acabamos de desplumar el 5 de julio.
Ojalá Luis valore y tenga una mejor idea de que, lo que aquí se está jugando es la vida del país. Entonces Sr. presidente, póngase para los que le llevaron al poder; sin discursos tan altisonantes en los que reprocha acremente a todos esos hambrientos perremeistas que solo desean llenar de comida la barriga de su familia, y debe recordar también que, con la misma hambre que reclaman hoy, fue la misma con la que salieron a las calles a buscar los votos para que usted se terciara "La Ñoña". Esperamos que a Usted, no se le olvide que esos pobres de las bases del PRM que hoy le reclaman trabajo son los que estuvieron a su lado desde siempre y que no fue esa oligarquía chupa sangre, fue todo lo contrario, porque esos turpenes hasta que no vieron que el proyecto presidencial suyo les dio en la cara y no tenían ya otra opción, fue que decidieron apoyarlo a usted, aunque no sé cómo lo hicieron. Hasta que no vieron la verdad, estuvieron pegados a la teta que Danilo les tenía en el gobierno. El pueblo apoya su gobierno, yo apoyo también y lo seguiré haciendo, pero señor presidente, ¡afine la puntería!




sábado, 12 de septiembre de 2020

CHÁCHARAS: DOS BORRACHOS EN MISA

Por Henry Osvaldo Tejeda
Domingo por la mañana, empieza la misa en la iglesia en uno de esos pueblitos lejanos donde el diablo echó las tres voces, es un lugar ubicado allá casi en la nada (¿?), digamos que un macondito cualquiera de nuestro país. El pueblito de esta historia, está en lo más profundo del suroeste de mí este conuco con luz al que nos ha cogido con llamarle dizque país. El pueblito, es colindante con la vecina república de Haití. Pues bien, se inicia la misa con uno de esos himnos llevados ya a lo popular interpretados con los ritmos medio "adenvousado"de estos tiempos, entre los que se incluye esa cosa que le llaman reguetón. Pero es lo mejor que ha hecho la iglesia, porque en estos salirle a los feligreses con un canto gregoriano en esa parte del país, es para que le dejen el "pelao" al cura.
Debo decir que, en mi pueblo San José de Ocoa, a la llegada del padre Luis Quinn y mi entrada al coro de la iglesia, del que fui director, eliminamos todos esos cantos "semanasanteros" vacíos que solo le daban sopor a la gente sin llevarles un mensaje de actualidad como pasa ahora cuando el cura es de esos a los que les llaman caco caliente. Pues bien, nosotros cambiamos toda esa música sacra, la lírica, los ritmos y los sonidos. Comienza la misa, y el cura dice:
_ Que el señor esté con ustedes.
Pero antes de que los feligreses respondieran con el consabido, "y con su espíritu", se oyó la voz de uno de dos sujetos que, desde antes de iniciarse la misa se enfrascaron en metido en discusión. Eran dos borrachos que les cogió el día sin terminar la parranda y amanecieron bebiendo recostados de la pared frontal de la iglesia.
La voz, parecía como que le respondía al sacerdote:
_ Sí, yo estoy contigo, pero tú eres un azaroso porque se te olvidó pagarme los veinte pesos que te presté hace ya más de dos meses, y eso es un robo.
Los feligreses se sorprendieron, mientras respondían al cura:
_ "Y con su espíritu".
Los borrachos, en su "dime que yo te digo", fueron rodando y ya estaban en la misma puerta de la iglesia.
El cura inició su sermón, y como era uno de estos sacerdotes tipo Rogelio, empezó a entrarle a dos manos al gobierno diciendo casi a todo pulmón:
"...Y no se puede tolerar que lo poco que un pobre y humilde trabajador se gane con el sudor de su frente, vengan estos satánicos y perversos ladrones a robárselo.
Desde la puerta se oyó la voz de uno de los borrachos:
_ ¡Bien dicho, cojollo! Eso mismo es lo que le estoy diciendo a este hijo´ e puta, por robarme veinte pesos.
El borracho, parece que pensó que el cura lo estaba defendiendo.
El cura solo los miró allá a lo lejos, pero no le hizo caso, y siguió con su discurso de barricada:
_ Porque ya uno no sabe qué carajo es que se cree ese presidente que tenemos, privando en dictador; no es más que un abusador.
Se oyó la voz del mismo borracho:
_ Sí, señor, eso es así. ¿Lo ves? Te he dicho mil veces que eres un abusador y que te agarras de que eres amigo del teniente de la policía para no pagarme, y cuando te cobro, me quieres meter los pelos pa´dentro, y también quieres es caerme a palos.
El cura, volvió y los miró, tampoco le hizo caso y siguió la prédica diciendo:
_ Pero eso no es todo, aparte de robarse el dinero ajeno, ese señor también le echa a sus perros policías a caerle a macanazos cuando la gente protesta ´ por esos robos.
Ahora fue el otro borracho el que voceó:
_ ¡Buen "jabladorazo"! Yo nunca he amenazado a este sucio borrachón cuando me ha estado cobrando, pero si es cierto que a veces me dan ganas de degollarlo, porque usted no se imagina lo que jurunga este tipo por esos veinte trapos de pesos, y hay momentos en que me dan ganas de darle tres palos que en el juicio.
El sacerdote siguió: 
_ La gente no debe dejarse maltratar de nadie, y está escrito que cada cual tiene derecho a defenderse de los abusos:
EL primer borracho dijo:
_ ¿Escuchaste eso, perro? Yo tengo derecho de entrarte a dos manos, porque no debo dejar que una basura como tú me maltrate. Así es que ya lo sabes, cuando te vuelva a cobrar, si solo me amenazas el que se va a joder vas a ser tú.
El cura continuó, como dijimos, es de la marca Rogelio Cruz, cada vez que hablaba de los abusos del gobierno, más se le iban calentando las orejas; así siguió:
_ No sean pendejos, tírense a las calles a reclamar lo suyo, no dejen morir sus hijos de hambre porque a un hijo de mala madre le dé la de robarle sus chelitos.
El borracho que reclamaba los veinte pesos, se encojonó, y le voceó al otro:
_ ¡Ven hijo de tú maldita madre, vámonos pa´ la calle, que voy a tumbá una fila de dientes; te voy a dejar la boca como un embique! Ya me jarté, a mi tu no me vas a robar la comida de mis macacos.
_ Pero tú te estás volviendo loco animalazo, dijo el otro borracho. ¿Te vas a llevar de ese “boca aguá” que te está mandando a pelear conmigo?
El sacerdote, hizo una breve pausa, para terminar el sermón con las palabras siguientes:
Bueno, no quiero que ustedes piensen que los quiero llenar de odio, porque el señor no nos enseñó a odiar, pero tampoco a ser pendejos. Ahora, sin dejar de pensar en lo que les he dicho, pongámonos en paz para tomar la el cuerpo de nuestro señor Jesucristo. Se refería a la hostia, y diciendo esto, miró hacia el rincón donde estaba el coro, el director cogió la seña y miró a los integrantes del mismo y estos empezaron a entonar un canto, esta vez con ritmo de reguetón.
Hasta los borrachos se calmaron cuando oyeron las palabras del cura, y hasta se sorprendieron cuando oyeron la música, dejaron de discutir, se dieron un trago cada uno y empezaron a bailar la música de la iglesia, y sin darse cuenta, ya estaban detrás del último banco bailando el religioso pleito de perros; oh, no, perdón, quise decir el re
ligioso reguetón. 
Luego vino el ofertorio y los feligres
es hicieron una fila para recibir la comunión. Uno de los borrachos que nunca había ido a una misa se acercó a una viejita, y con su voz estropajosa le preguntó para qué era esa fila, y si ellos podían estar también en ella.
La viejita, luego de recibir ese trago de romo amanecido en la cara le dijo:
_Sí señor, ustedes pueden estar en la fila para que vayan a recibir el cuerpo del señor.
Luego de darle las gracias a la viejita, el borracho le dijo al otro:
_ ¡Coño mano! ¨Vámonos de este velorio, aquí parece que se murió alguien y no me gusta bregar con muertos, y mucho menos comérmelos. Ya oíste lo que dijo la señora de que vamos a recibir el cuerpo de un señor; segurito fue que firmó con los Orioles y no saben qué hacer con él y lo quieren repartir entre todos los que estamos aquí para que nos lo comamos 
¿Ta loco?Yo no como gente.
Riéndose, el otro borracho le contestó:
_ No seas burro, es que así es que le dicen a la galletica que el cura le da a la gente para que se la coman, lo sé porque mi mujer viene a misa y me lo cuenta todo, y me dice que esa galletica es solo un allante para hacer creer que se están comiendo a Jesucristo, el tipo ese que mataron; eso pasó hace una trulla de años.
El otro borracho, se convenció, y dijo:
_ Okey, entonces, a vamos a meternos en la fila a ver qué sacamos de esto, ya me siento curioso y quiero comerme unas cuantas de esas galleticas.
El cura fue dando la hostia, y los borrachos seguían cada cosa que iba pasando, pero con más dudas que ganas de seguir adelante, pero siguieron. Notaron que, cuando el cura daba la hostia, los feligreses se iban con la boca cerrada y con la cabeza baja hacia su asiento.
Bueno, llegó el turno del primer borracho; el cura lo miró fijamente por unos diez segundos y al ver que era uno de los dos necios que tanto lo interrumpieron durante el sermón, abrió los ojazos de tal forma que parecían dos bolas negritas de billar, a la vez que se le dibujaba una sonrisa en los bembes, una muestra fehaciente de que se le encendió el bombillito de la venganza. Luego de este brevísimo momento, este le dijo al borracho:
_ Hermano, tenga usted la amabilidad de esperar un momentito; vengo en un minuto.
Dicho esto, dio la vuelta y enfiló rumbo a la sacristía, el cuarto de la iglesia donde se guardan los tereques de los curas: el vino, las sotanas, las copas, las hostias y demás útiles eclesiales, además de los instrumentos musicales. Ese lugar, es usado por los curas maricones para dar rienda suelta a su depravada pedofilia.
Bueno, eso no viene al caso, pero quise traerlo por la greñas. El hecho es que el cura, sacó de una gaveta una goma de borrar tan redonda y del mismo tamaño de una hostia, regresando luego donde ya solo quedaban en espera de la "comunión" nuestros dos beodos héroes de la historia.
Acto seguido, le dijo al borracho que abriera la boca, y le introdujo la goma de borrar casi hasta el galillo. El borracho tosió y la hostia salió disparada como un misil, se ruborizó mientras el cura sonreía, mientras le daba otra hostia, esta vez no tan profunda en la boca, y tal como había observado, el borracho se marchó con la cabeza baja y la boca cerrada. El cura le dio al otro borracho una hostia real y la misa siguió.
Cuando el borracho que tenía la goma en la boca llegó a su banco, le preguntó al otro, qué era lo que debía de hacer con esa cosa rara que tenía en su boca. El otro le contestó:
_ Animal del monte, solo tienes que comértela; ya yo me comí la mía y aunque estaba muy baja de sal, me la tragué así porque es muy suavecita. Si se la dieran a uno aunque sea una docena de esas galleticas acompañadas de una tajá de aguacate moráo, tendría mejor sabor. Pero no te quejes tanto; solo cómetela!
_ Pero es que esta galletica "ta del diablo", porque no logro tragarme esta cosa. Dime de una vez qué es lo que tengo en la boca.
El compañero le respondió con una pregunta:
_ ¿Acaso se te olvidó que la viejita nos dijo que recibiríamos el cuerpo del señor?
_ Claro que lo recuerdo, y es por eso que te estoy preguntando, porque a mi parece que me dieron de la parte de los gandumbas  del señor, porque esta vaina está demasiado latigosa.

jueves, 6 de agosto de 2020

VIVENCIAS EN LA ROMANA: MI NIETA APRENDIENDO A MONTAR BICICLETA

Por Henry Osvaldo Tejeda
Ciertos pasajes de lo que aquí voy a narrar, superan en jocosidad a muchos otros  que aparecen en mis chácharas. Tengo una nieta de ocho años a la que desde hace cuatro días, la estoy enseñando a montar bicicleta. El primer día, como es natural, fue un huracán; un puro desastre, yo corriendo a su lado evitando caídas, tropezones y hasta un perro hijo de mala perra del barrio, nos ladraba cada vez que  pasábamos por su lado, mientras yo, con el cuerpo "desguañangao" y fuera de forma por falta de ejercicio, me ahogaba del cansancio, en el más corto de los tramos de la  calle que corría agarrando la bicicleta para evitar que mi nieta se cayera.  ¡¡uffff!!
El segundo día, no es que fuera tan mal, porque el trajín huracanado del aprendizaje disminuyó sus vientos, y el "zanguluteo" de mi vieja estrcutura ósea  estuvo un poquito mejor que el primer día, aunque estuviera igual de cansado que antes. Al tercer día, la niña me dijo: : _ _Buelito",  ¿y cuándo es que yo voy a aprender a correr sola? Me quedé callado, para no bajarle el ánimo, porque al ritmo que vamos, este asunto va pa´largo. Una de las rueditas traseras que mantienen el equilibrio y que evitan que la "ciclista" se caiga, se dañó, porque fueron tantos los despatillazos y jondiones tanto de una lado como del otro, y eso sobrecargaba las rueditas, hasta que una de las pobrecitas piezas que sostenía la ruedita colapsó, por lo que hubo que quitarla. Decidimos iniciar  el tercer día  sin la ruedita estabilizadora y así lo hicimos. ¡A juir" de nuevo!
El hecho es que iniciamos el recorrido, y para mi sorpresa, la niña empezó a dar visos de tener ya el mínimo de equilibrio. Bueno, no fue  sorpresa porque adrede, yo la dejaba correr sola pequeños tramos de la calle, digamos que unos cincuenta o sesenta pies. Al final de la tarde, las cosas se mantuvieron con ella corriendo esos pequeños tramos, y entramos a la casa, por lo que puedo decir que, el huracán, degeneró en tormenta, y eso es una mejoría para la "ciclista".
Al cuarto día, es decir, hoy, arrancamos con todo el entusiasmo, por lo bien que "nos fue" en el día de ayer e iniciamos el recorrido de costumbre, en medio de la calle del sector en que vivimos que está muy bien asfaltado. Esta vez, entre choques y choques con los contenes de lado y lado de la calle, más los bruscos guayazos de zapatos al estar a punto de caerse, los tramos que mi nieta corrió sola aumentaron en un quince por ciento. 
Antes de seguir el relato, debo decir que, el primer día, en la misma calle había una chiquilla de su misma edad corriendo en una bicicleta del mismo tamaño que la de mi nieta. Al parecer, la otra niña, es amiga de ella y cuando la vio, la saludo soltándose de una mano. Ahora viene lo bueno; mi nieta, con solo quince minutos de haberle puesto las nalgas a un sillín de bicicleta, se quiso soltar de una mano para saludar a la otra niña, y enfiló derechito hacia el contén con todo y bicicleta; por suerte, ahí estaba "buelito" que la sujetó evitando que se rompiera hasta el ministerio de los dientes. La miré y le pregunté: ´Entonces, ¿Vas a saludar de nuevo a  tú amiguita cuando ella pase de nuevo? Me miró, aún medio asustada, y me dijo: "Abuelo, cuando yo aprenda la semana que viene, la voy a saludar". Admiré su optimismo. 
Bueno, esos fueron unos breves segundos de antología, pues, guillarse de ciclista con solo diez minutos de haberse iniciado en el aprendizaje solo se le ocurre a ella, pero la entiendo, porque confiando en que yo no la dejaría caerse, tal vez  quiso  alardear de que también ella se podía soltar de una mano para saludar.
Para no cansar con la narración, debo decir que, nuestra heroína de la historia avanzó en este, su cuarto día de aprendizaje, por lo menos, un veinte por ciento más; ya puedo decir que está a la mitad de hacerse una ciclista recluta y los próximos tres días determinarán si puede llegar a ciclista cabo. Ya en el día de hoy, la única de las rueditas estabilizadoras, no hizo muy falta, y la niña, parece que se dio cuenta, por eso es que digo que, el día de hoy con respecto a la bicicleta aún no ha terminado, por lo que ahora voy a contar; ahora viene lo jocoso, tierno y encantador de  vivir y gozar la inocencia de los niños. 
La niña entró a la casa rebosante de alegría, y corrió donde su madre a decirle que ya ella estaba corriendo sola (Exageró, pero se le perdona ese exceso de niña optimista). La madre la felicitó y la abrazó. Como a la media hora, escuché a la madre de la niña riendo a carcajadas sueltas; no paraba de reír. Luego se me acercó, aún riendo, para decirme, que la niña entró a la computadora, abrió Google y escribió lo siguiente: "Cómo se aprende a correr en bicicleta sin la ruedita chiquita de atrás"
Cuando la madre vio eso, fue cuando explotó de la risa, y la niña, ni por el diablo quería que ella me contara lo de su pregunta a Google porque le daba vergüenza. La niñez de la mano de la inocencia; ¡qué hermosa es la inocencia!
Si las cosas van bien, seguiré narrando la historia de la bicicleta y las incidencias del aprendizaje de mi nieta.

domingo, 26 de julio de 2020

SE NOS FUE ULISES UREÑA: ALGO MÁS QUE UN NOMBRE


Por Henry Osvaldo Tejeda. La Romana.-
Esto fue lo que escribí en el 2009, y luego lo reedité en los próximos años hasta llegar al 2019; hoy hago lo mismo, pero no es precisamente, el día  de su cumpleaños, por tanto, tengo que hacerle una obligada variación al texto original. Me refiero al día del cumpleaños del personaje de esta historia; un sincero hombre de bien que ha dedicado su vida al trabajo, y que siempre está dispuesto a ir en auxilio de las personas necesitadas,  no solo allá en  su pueblito natal del Cibao, sino, dondequiera que él ha sabido que hay alguien que necesita de su mano amiga. 
(Mezcla del texto original con el anexo de hoy)
Aprovecho, para desearle a ese gran amigo, mucha salud, un feliz cumpleaños y unas felices pascuas en compañía de sus seres más queridos. He tenido que variar un poco el texto, para traerlo a la realidad crucial por la que atraviesa hoy su familia, a la que tanto quiero. Lo que en ese tiempo dije sobre este personaje, fue lo que siempre le expresé a mis amigos y mis familiares, por eso reedito la publicación, pues sería lo mismo que escribiría en este desgraciado día en que ese buen amigo acaba de fallecer por las fatales consecuencias de este maldito virus que azota al mundo.
Hace más de 30 años que conozco al amigo que hoy motiva este escrito; ese gran ser humano al que pueden ver tan sonriente en la foto, ese es mi amigo del alma Ulises Ureña, quien se desempeña como Encargado del Departamento de Compras de Almacenes Iberia en La Romana.
Ulises, proveniente de tierra adentro cibaeña, en su accionar en la vida ha sabido manejarse de manera tal que, se ha ganado el cariño de todo el que lo conoce y más aún, de los dueños de los establecimientos comerciales en los cuales ha servido, específicamente en el área de compras, por su honradez y su apego al trabajo serio, que lo han hecho acreedor de una ilimitada confianza por parte de sus patrones.  El temple   humano  de  Ulises  es escaso,   ya  no  viene.

Lo conocí, mientras se manejaba como Encargado de Compras del desaparecido Supermercado de Hilary Mayol, de esta ciudad de La Romana, y luego de agotar varios años en ese lugar, pasó a laborar, siempre en el área de compras, en el Supermercado Iberia de San Pedro de Macorís, desde donde vino a esta ciudad de La Romana con el mismo cargo al que inicialmente, se llamó Almacenes Duco, y posteriormente, Almacenes Iberia, La Romana. El que ha tratado a Ulises, sabrá que me quedo corto en todo lo que de él diga como elogios; en él se encuentran personificadas: la caballerosidad, la bondad, la solidaridad, el amigo, el religioso creyente y sobre todo, el amor hacia sus seres queridos, y el apego irrenunciable a sus raíces. Ulises, vive cargando ayudas para las personas pobre s de su comunidad rural del Cibao, tiene en su campo una especie de enramada, que los campesinos usan como salón para distintas actividades sociales, les hace veladas, les celebra cumpleaños, les lleva el aliento que todo hombre del campo necesita para paliar el aislamiento a que es sometido el campesino dominicano por parte de los gobiernos, que solo se apuran por la suntuosidad de las ciudades, en desmedro siempre del humilde y olvidado hombre del campo. Ulises es campesino neto.
Ese olvido, lo suple el amigo Ulises con su presencia, con su mano amiga y con su dinamismo, atributos éstos, por lo que es tan querido dondequiera que pisa.
Escribir sobre Ulises, no es nada fácil, porque para decir todos los atributos que adornan a este prohombre, habría que llenar una gran cantidad de páginas. Ulises no es solo un nombre, es mucho más que eso.
Hoy, recibo con el más grande dolor la noticia de que ha fallecido. Esto me ha dado en la madre, porque, aunque estaba en un grave estado de salud afectado por Corona Virus, tanto yo como mi familia y sus compañeros de trabajo, apostamos siempre a su recuperación; no fue así, Ulises se escurrió y nos dejó; se fué.
Ha muerto el día  de los padres, precisamente él, quien   ha sido un padre ejemplar, dejando a esa familia en un mar de lágrimas. Cuando me dijeron que fue afectado por el Corona Virus, no pude ni siquiera llamar a su esposa para preguntarle nada, porque al momento de recibir la noticia de su contagio, me dijeron que estaba muy grave y no quise hacer sufrir más a Mary, su esposa, cuando escuchara mi voz porque ella sabe que Ulises y yo, éramos como dos hermanos; en buen dominicano, éramos como uña y dedo. 
Esto es terrible, se nos fue Ulises y no pienso  conformarme con consuelos de solo recuerdos del pasado, pues para eso, necesito reponerme primero de este gran dolor.
Repito, para hablar de la vida personal de Ulises desde que nació en ese campito cibaeño, con tantas carencias, y luego de saber de su gran obra de bien social, se necesitan cientos de páginas; tal vez miles, porque la vida de ese prohombre fue demasiado grande, vivió para  hacerle la vida más llevadera a su prójimo. Eran tantas las personas que recibieron la mano amiga de Ulises que, algunas de ellas ni siquiera lA conocía. 
Aquí lo voy a dejar, pero no estoy conforme y no lo estaré nunca; quisiera escribir todo cuanto sé de ti, pero sería redundar demasiado porque todo el que te conoció, sabe de tu grandeza; te nos fuiste, Ulises, pero siempre serás bien recordado, hermano del alma; tu sencillez y tú obra de bien no permitirá jamás que nadie olvide tú paso por esta convulsionada tierra. Descansa en paz querido hermano, amigo, compañero de veladas sanas y de cariño mutuo, ese mismo que se siente cuando uno sabe que tiene un amigo tan sincero  como  tú.  Ulises, siempre vivirás  en  nuestros   recuerdos.

sábado, 25 de julio de 2020

Si grande fue el daño causado, más dura debe ser la condena


Por Henry Osvaldo Tejeda
El país conoce ya la mayor parte del desastre institucional, económico y social de la administración de Leonel Fernández;  con los pocos años que han pasado desde que salió del  gobierno, al que llamé "Los ocho años perdidos en la era del estiércol",  ya se ha reflejado en el desorden institucional y la cosecha de la corrupción que él sembró. Pero si las cosas fueron mal desde el 2004 hasta el 2008, lo terrible estaba por comenzar en el 2012 con la llegada de Danilo Medina al poder, quien, aparte de usar dinero del narcotráfico para llegar, el propio Leonel Fernández metió al país en un hoyo fiscal del que todavía no nos reponemos, al usar todos los millones de Chaflán para llevar a ese fiasco de la naturaleza al poder.
Desde el 2012, el país, no ha salido de un problema, toda una cadena de desfalcos, truchimanerías, trapisondas, engaños y compra de sesos, entre decenas de inmoralidades; en fin, todas las calamidades habidas y por haber. Los demonios y las calamidades que se desataron en el mundo cuando Pandora, por estar de curiosa, abrió aquella famosa "Caja de Pandora", les han quedado enanas comparada con las desgracias que nos ha traído este error de la naturaleza de nombre Danilo Medina. Si la naturaleza hablara, y lo hiciera en Español, los dominicanos ya le estuviéramos exigiendo una disculpa pública, por equivocarse de forma tan fea.

Desde que Danilo llegó al poder, el país no ha salido de un problema, algo que resulta hasta chocante porque, los presidentes, se eligen para resolver los problemas nacionales, buscar la equidad y el bienestar social,  pero con Danilo sucedió todo lo contrario, ya que, cuando se le abrió ese apetito de cogerse lo ajeno que trajo de fábrica, es decir, desde que nació, y que el poder y la opulencia fueron los que le ayudaron a  descubrirlo y a sacárselos del clóset. Todos los problemas de estos últimos ocho años, han sido ocasionados por ese feo parto de la naturaleza; el país no ha tenido sosiego desde que esa versión enana del diablo, se subió en ese palo.   Más daño del que le ha hecho este mal dominicano a esta sociedad, no se lo quisiéramos ver a nadie más.
Cuando Balaguer salió del poder en el 1978, las oficinas públicas fueron saqueadas por los mismos jefecitos reformistas pues lo mudaron todo para sus casas no quedaron ni la sillas, y hasta las persianas se robaron. Los sanitarios fueron arrancados de cuajo y no se llevaron los edificios Porque estos, no tenían ruedas.  Aunque no me sorprende que algún turpén reformista al estilo amable Aristy, hubiera deseado ponerles ruedas para instalarlas en un solar propio o en una de sus fincas de Higüey;  esos 12 años, fueron el acabose. Para el final de este Calvario, el cual esperamos que sea muy pronto, la tarea de arreglar este desastre no será nada fácil, y no me refiero solo al desastre físico y económico, sino, al desastre moral en todos los órdenes a que fue sometida la sociedad dominicana.
Un nuevo gobierno, deberá voltear el país al revés, sacudirle las sabandijas, tanto políticas, militares, empresariales y religiosas, en fin,  todo lo que ha sido identificado como una alimaña social, porque solo así se puede poner al país como estaba, antes de que los miserables que hoy gobiernan, llegaran al poder. Luego de que todos los corruptos del PLD hayan sido encarcelados y se les haya quitado las fortunas que robaron, se debe identificar a todos los periodistas y comunicadores que le vendieron sus sesos al gobierno para hacerle daño al pueblo, tomar la fecha en que comenzaron a cobrar un cheque del gobierno, calcular la cantidad de dinero que han cobrado a la fecha del corte, y luego ponerlos a realizar trabajos públicos, para que sepan lo duro que es bajar el lomo como lo hace hasta el más infeliz dominicano, para que vengan otros pendejo y se robe el producto de su sudor, y peor aún, recibiendo a cambio todo el daño de unos maleantes y reptiles que, utilizando la lengua y las páginas de los diarios, comprados también, le hicieron tanto daño. 
Por eso, es que esos parásitos del estado, deben ser tratados como lo que son, es decir, unos delincuentes y traidores de su pueblo al cobrar dinero del estado para  distorsionar la realidad del país en favor de un gobierno corrupto, diciendo lo que no es y ocultando los robos de sus patrocinadores. Ya en la cárcel, todos los políticos que ha sido dañinos para el  país,   deberán ser inhabilitados para trabajar, u optar por un cargo público elegible, además de hacerlos cumplir con tareas sociales en su ciudad de origen, para lo cual, deberán transportados desde la cárcel de máxima seguridad donde estarán cumpliendo sus condenas. Para escarmiento del que, alguna vez, haya pensado meter las manos en las arcas del estado, Estos políticos deben ser sacados del penal por lo menos una vez al mes por las calles del país. Otra medida de importancia sería, prohibirles a los hijos de esos delincuentes ejercer la política  por lo menos en los próximos quince años, hasta que el país esté limpio de ladillas y de toda sabandija política. Si grande fue el daño causado al pueblo, más grande debe ser la pena que deben cumplir.

viernes, 24 de julio de 2020

HENYA lanza al público su nuevo tema musical "HOY"

Henya, la cantautora y guitarrista dominicana, lanzó al público su nuevo tema, "Hoy"; una bella melodía cargada de sentimientos que llaman a la reflexión, y de cómo ver la vida ante las adversidades. Necesitamos un mundo en que la gente se dé más amor, donde haya menos odio, más bondad..... El tema, viene como anillo al dedo a esta terrible situación de pandemia que atraviesa el mundo y a la indiferencia de muchos ante la desgracia de otros. En una estrofa de la genial canción, Henya, se lamenta de que "hoy "la indiferencia, es más letal que una enfermedad". Nada más cierto, pues hemos llegado a extremos tales de indiferencia hacia al dolor humano, que cualquier trivialidad, puede ser más importante que cualquier calamidad que nos afecte a todos. Es una lírica genial, que llama al mundo a vivir de forma más humana, en la que hagamos nuestro el dolor de los demás.

LOS SUELDAZOS DE LA FAMILIA MEDINA-MONTILLA



Yo me pregunto, si el nuevo presidente Luis Abinader, va a pagarle el mes de agosto a estos  salteadores. En alguna parte de nuestra legislación, debe haber algo que condene el nepotismmo, porque lo que está pasando con esta familia Medina Montillas, es sencillamente, una asquerosidad. Chuparse el presupuesto de un país tan pobre, es como para meterlos en un cepo y exponerlos ante el pueblo, en las más populares plazas públicas del país, donde todo el que pase pueda escupirle la cara al que más se le antoje hacerlo. Yo eligiría diez  pescozones para Danilo por cada habitante del país, porque ese ha sido el culpable de todos los males que hemos padecido en los últimos ocho años, y es el presidente más corrupto que ojos dominicanos hayan visto desde que somos república. Los ocho años anteriores a los que él gobernó, también fueron de lo peor y con el mismo partido (PLD) en el poder. ¡Qué asquerosidad! 
Usted va a un hospital público en estos momentos, y no hay una sola prueba para dectectarle el Corona Vírus, porque todo lo que no se han robado, lo metieron en la campaña de ese maldito Penco del carajo; un delincuente alcancía al servicio del presidente saliente. Pero las van a pagar; ya lo he dicho muchas veces: Los pueblos se tardan, pero no perdonan"