miércoles, 16 de junio de 2021

Chácharas: ¡Eureka! Se jodió el Corona Virus; tendrá que usar mascarillas

Estas chácharas, fueron escritas un mes antes de las elecciones julio del 2020     
                 

Por Henry Osvaldo Tejeda Báez

Yo pienso que todos esos países desarrollados del planeta, que hicieron tantos esfuerzos  para encontrar una vacuna contra la pandemia del Corona Virus, debería de darles vergüenza por haberse tardado tanto en fabricarla ya que, aun contando con los mejores equipos y la mejor tecnología de punta, fue mucha la gente que se murió por no encontrar una vacunita de la mierda contra el virus, mientras que en la República Dominicana aparecieron tres dobles del marinero Rodrigo de Triana que, aunque no harán lo mismo que hizo ese  empleado de Colón, que voceó a todo pulmón, ¡Tierra, coño, por tierraaaa!, desde el mástil mayor de la carabela La Pinta, sí han declarado desde las alturas del palacio nacional dominicano que consiguieron  una vacuna por lo menos, para ahuyentar a ese maldito virus del carajo. Otro gran logro del presidente dominicano que, para ser bizco, ve demasiado, y junto a dos de sus ministros, hicieron público su gran descubrimiento.

La vacuna se logró gracias al ajo, sí señores, con ajo; esto es increíble, y estuvieron tan desesperados por ver los dividendos, perdón, quise decir los efectos del ajo contra el covid que,  hasta encargaron la importación de ciento cincuenta mil quintales de ajo, una cantidad tan grande que será más que suficiente para untarle ajo a todos los dominicanos.150 mil quintales de ajo es todo el ajo del mundo más 17 peraltas, perdón, quise decir 17 pesos, dos "suapes", cinco escobas de guano, tres viejas faltas de macho y diez funcionarios chulos de chapiadoras. Habrá ajo hasta para el carajo. 

La idea es tan provechosa que, a  falta de agua, podremos bañarnos con ajo cosa esta que  sería mil veces más saludable que bañarse con esa agua turbia de la que llega a algunos sectores, además de que el ajo no tiene bichos que se nos peguen al cuerpo por lo que ese jodio Covid de la mierda tendría que salirle huyendo a la gente. Es más, el virus será el que tendrá que usar mascarilla en las antenitas para que no le dé el olor a la corrupción y esencia del ajo importado; ¡qué vaina, ya dije corrupción!, bueno, no me hagan caso y sigan leyendo. Pues bien, con el cuerpo totalmente embadurnado de ajo, las personas evitarán el contacto social porque no hay nariz que aguante esa vaina sin toser. A esto se le podría llamar, un grajo de ajo.

Otra cosa, el ajo,  por su  alto valor en pesos, No, no, no ombe,  quise decir, por su alta condición de ser repelente, evitará que la gente acuda en trullas a los supermercados evitando así los molotes, porque nadie querrá estar cerca de un embarrao y jediondo a grajo de ajo. Las compras de ajo serán compulsivas, porque la gente será obligada por decreto a comprarlo para comérselo, untárselo y hasta hacer batidas de ajo, por tanto, los beneficios serán enormes ya que, son muchas las ganas que tiene el dueño del ajo de dar un último ajazo al echarse la paloma de su gobierno. Pudiera decirse que con  el dinero que obtendrá con ese cargamento de ajo, se hará de cuenta de que esas son sus prestaciones laborales si el gobierno que venga no se las quiere dar. ¡Carajo, como son las cosas!, ¿quién iba a decir que  un corrupto cargamento de ajo le daría y le sobrará a su dueño para los planes de retiro de él y de su prole por varias generaciones? Pero nada, que les vaya bien en su casa porque en el palacio nacional no va a estar más.

En fin, ciento cincuenta mil quintales de ajo es una cantidad tan grande que, tendremos ajo por diez tubos y quince llaves, suficiente como para que nos pasemos lo que resta de la pandemia enguyendo y haciendo gárgaras de ajo. Ya les dije que será el propio Corona virus el que tendrá que usar mascarillas y lavarse las antenitas con jabón de cuaba para evitar morirse, porque  si no lo mata el olor del ajo, lo matará la corrupción del ajo  importado. ¡Que viva el gobierno, y el ministro del ajo; carajo!