jueves, 11 de febrero de 2021

CHÁCHARAS: El taller de mecánica de Radio Patrullas y las piezas baratas

Por Henry Osvaldo Tejeda B.
El fruto de los míseros sueldos que se pagan en este batatal con luz, al que nuestro presidente se jacta de llamarle país, hace que el policía "saque de abajo", que quiere decir, usar toda la imaginación posible para agenciarse lo que ellos llaman "el completivo del sueldo".  Los de arriba se las "buscan" a su modo, y si es Jefe de la institución, no tiene ni que "buscársela" porque a su despacho llegan no solo los sobrecitos con dinero, sino, macutos y sacos llenos de papeletas.
Hace años, funcionaba (no sé si aún funciona) un taller para la reparación de los vehículos propios de la policía. Dicho taller, estaba ubicado en Radio Patrullas, cuya ubicación está en la Ave. Independencia de la capital, Por la parte posterior a Radio Patrullas, pasa la calle Correa y Cidrón.
En una ocasión un amigo me dijo que, en ese taller, era que él conseguía los repuestos de su vehículo. ¿Pa'qué ir a la calle 20 a comprar repuestos si aquí abajo los encuentro a la mitad de su precio con los mismos mecánicos de la policía? Me decía él, que sólo tenía que "menear un par de teclas" de sargento pa'bajo; pagar lo acordado e irse por el lado de la Correa y Cidrón por donde recibirías la pieza por la que pagaste.

El único problemita de eso era que, tu tenías que ser un buen fildeador porque la pieza te era lanzada desde el patio de Radio Patrullas, por encima de una pared muy alta. Digo buen fildeador, para que no le suceda a uno que intente hacer un mal fildeo, como le pasó a nuestro héroe, que solo escuchó cuando  le vocearon: ¡Ahí vaaaaaaaa la vainaaaaa! ¡Ay mi madre! Fue solo lo que dijo mi sorprendido amigo, porque le avisaron cuando ya la pieza iba en el aire, y no le dio tiempo a saber por dónde carajo venía el "flai".
Al ser la pared tan alta y no tener visión desde dónde le están lanzando la pieza, el pobre hombre tuvo que ser internado de urgencia, porque le cayó un alternador en plena cabeza y le hundió una parte. Cuando ese ocoeño tan jocoso me hacía la historia, no paraba de reía; lo último que me dijo sobre el golpe fue:
_ Mira muchacho, el golpe que me dio ese maldito alternador  fue tan grande, que me borró hasta lo que estaba pensando. Esa pieza me salió por lo mismo que cuesta un carro, porque hubo hasta que ponerme una placa de platino en el juicio. Ahora el que tiene la pieza que compré soy yo. Puedo decir que la compré; ¿Verdad que sí?
Cuando su esposa supo la historia, solo atinó a decirle:
_ ¡Ajá papacito! ¿Tú no querías conseguir piezas baratas? ¡Coge esa que tienes en el caco! Y bueno que te pase, por avivato, porque mira ahora, el guamazo te salió más caro que la pieza!

lunes, 18 de enero de 2021

Chácharas: ¡Ay, pero no se rían, ombe!

(Reedición; Se publicó originalmente, en agosto del 2010)
Por Henry Osvaldo Tejeda 
Este mundo, a decir muchos está muy mal equilibrado porque según lo que se dice, las riquezas están en muy pocas manos y los pobres son cada día más pobres. El pobre perdió la capacidad de reír, y el rico no sabe llorar, y si se le ocurre hacerlo, lo hace con altura (...?). El pobre tiene muchos obstáculos para reír, el rico tiene obstáculos para llorar. Soy de opinión de que el pobre, dentro de todas sus limitaciones, que son bastantes, puede tratar de ajustarse a sus posibilidades y hasta vivir como los ricos proporcionalmente de acuerdo a su situación, parecido a los ricos, es decir, seguir siendo pobre en el fondo pero pareciéndose un chin los ricos en la forma. Dije,  no se rían,   ombe!
 
Bueno, debo bajarle algo a eso porque creo que me pasé un poco y lo reconozco, pero por favor, entiéndanme y no se rían ombe, porque este es un análisis de buena fe que trata de llevar aliento a mis descascaraos lectores que hoy están sin trabajo; ya lo saben, ¡no se rían! No voy a decir todas las formas que tienen los ricos para gozar y sentirse feliz de la vida, solo quiero referirme a las opciones que tiene el pobre (y que no las ve) para tratar de que su "trapo´e vida" pueda ser algo más llevadero y hasta gozar como los ricos, pero que no se me hagan un masturbación mental, porque seguirán siendo pobres. ¡Aparéjenme este piojo! ¡Qué joder, pero   no se rían, ombe! 

Hay algo de lo que visto que hace la gante pobre en los patios de sus casas, sentados en una silla de guano o en lo que sea, y parece que eso es riquísimo, Me refiero a meterse el dedo gordo de la mano entre los dedos de los pies, y llevárselo la nariz para sentirse extasiado oliendo el aroma del "sicote"; me dicen que eso es sublime, y mucho mejor, cuando se jurungan entre los dedos gordos de los pies. 
Me dicen que, hasta sale una zarruma parecida a bollitos de harina en miniatura, como cuando te rastrillas un par de dedos por una parte del cuerpo donde hay alojado un sucio viejo por falta de baño. Para que los bollitos de sucio, que también se parecen a los chulitos de yuca (en miniatura, claro está) salgan bien, uno debe pasarse los dedos por encima del sucio como si hacen los que venden frío frío, es decir, de la forma como usa el guaya hielo, pa´llá y pa´ca y de atrás pa´lante encima del block de hielo. ¡Carajo, no se ría!, no me venga Ud con "( requengüeques dizque privando en fruta fina, no señor, no niegue que usted se ha metido sus dedos entre los dedos de los pies y se los ha olido por lo menos, unas cien veces en su vida, porque eso lo hace hasta el más "agentao" y privón de los humanos de nariz empingorotada. Y se ría, ombe! 
Para ser felices como los ricos, siendo pobres.
Pondré como ejemplo a los "guachimanes" que, cuando están solos en su trabajo, en lugar de estar pensando en la deuda con el colmado, o en lo que está haciendo su mujer mientras él está cogiendo la mala noche o quizás en sus interminables problemas debería buscarle el lado amable a la vida, quitándose los zapatos y empezar a gozar de las delicias que les brinda la jurungadera con los dedos y el "sicote". 
Solo tiene que cerrar los ojos, meterse cualquier dedo de la mano derecha entre los dedos de los pies y. ¡Zas! A gozar la vida loca. Hay gente que tienen los dedos gordos de los pies, parecidos a la baraja española llamada el As de Bastos, que tiene la forma de un Cactus. ¡Ofrézcome, pero que vaina más fea! Pero esos dedos, así retorcidos y feos son ideales para la delicia de oler el sicote. Un pobre que haga esto, siente tanto placer como si fuera de la clase alta, con la única diferencia de que el rico, se va donde una pedicurista y hasta se duerme mientras la mujer le jurunga en los pies, y si lo vemos bien, este señor no goza ni un chin  de lo mismo que goza el pobre cuando se mete el dedo entre los pies, y luego lo huele. Me asombra, ver  todos los nombres que se inventan para cualquier vaina; dizque pedicurista, manicurista, maldicuristas (Léase, pedófilos) etcetericurista. Todos inventan nombres, yo también me invento los míos; no soy menos que nadie y la palabra escrita es gratis, por suerte, el PLD no le pudo poner impuestos; nos salvamos de esa.
Lo que vi de la palabra "sicote"en mis rebuscaderas, no es la que usamos en Ocoa, yo sé que trata de la "zarruma" que se forma entre los dedos de los pies por el sudor y el "descascaramiento" de la piel, que "jiede" más que un italiano con tres días de trabajo sin bañarse.
¡Pura cebolla podrida! Nada tiene un perro muerto, qué envidiarle a un italiano que tenga varios días sin bañarse. Si se hace un trueque sobre dos cosas bien “jediondas”, entre alguien que da un italiano y otro da un perro muerto, el que da el perro sale perdiendo; nada “jiede” como los italianos. Bueno, los médicos tendrán su definición de lo que es el "Sicote, pero yo sí sé que eso es familia de la mazamorra, a lo que hoy llaman le cambiaron el nombre y ahora le dicen Pie de atleta, pero dondequiera que eso se mire ambos nos llevan al mal olor. No profundicen mucho en esto, recuerden que estas son chácharas vivenciales y por lo tanto, puedo decir lo que salga del ministerio del juicio mío, todo lo que quiero y cuando me venga en ganas.
Olvidaba decir que, aquí le decimos "zarruma" a los pequeños desperdicios que quedan de algo mayor, algo así como una "borona", como una "jarinita. ¡Maldición! Ahora sí me jodí, me metí otra vez "pa lo hondo". Ya dije borona y jarinita. En realidad eso es como......¡Ay, hombe, no jodan ustedes, no soy ningún profesor de Lengua Española, salgan a las calles que ahí es que se aprenden todas esas pendejadas! Mientras tanto, debo seguir con mis chácharas, y ya no quiero enredarme en las marañas del idioma.
Otra manera de hacer la vida más llevadera, es cogiendo un lapicero, un cuaderno y anotar la cantidad de mosquitos que durante tres días (Viernes, Sábado y Domingo) puede usted matar "a galleta limpia" (A mano plazos), o si lo prefiere, con un cartón. Eso le hará pasar un fin de semana de lo más entretenido, y hasta puede invitar a los vecinos para hacer competencias a ver quién mata más zancudos durante el fin de semana. ¿Quién quita que, haciendo competencias de asesinar mosquitos, ayude usted a acabar con el Dengue en su barrio? ¿Están viendo que sí hay alternativas para ser feliz como los ricos, aunque se siga siendo pobre? ¡Ay, no se rían, ombe! Esa actividad en un rico, equivaldría a pasarse una noche entera aplaudiendo a Pavarotti, o a José Carreras en una ópera. Mientras el rico aplaude, usted se las pasa tirando mano plazos "a troche y moche", y si lo hace durante un año cada fin de semana, hasta "molleros" le salen. 
¿Se imagina usted, que siendo un gordo y más feo que un año de hambre atrasá y "arrancao", parecerse a Arnold Schwarzenegger? ¿No se le antoja? ¡Claro que sí! Entonces, empiece a matar mosquitos cada fin de semana y olvídese de los problemas. ¡Ay, pero no se rían ombe!  Voltee la arepa de su vida y hágala útil, se usted sufre de estreñimiento, puede coger un fin de semana para purgarse tranquilo en su casa, pero si quiere irse a un río tiene que asegurarse de tener unos matorrales cerca para cuando la trompeta de la barriga le suene el toque de "juidero", para que le dé tiempo de quitarse los trapos de encima y no tener que hacerse un político morado…..Noo, perdón, he querido decir, hacerse ñeca en los calzoncillos.
Pues bien, solo tiene Ud. que comprar un buen purgante, se lo toma por la mañana y mientras le hace efecto, búsquese un libro que hable de las buenas costumbres y siéntese cerca de la letrina (recuerde, que estoy hablando de gente "descascará", que no tiene un "rubito" en su casa ( léase, un sanitario blanquito como las nubes y moderno) para cuando tenga que salir "bandiao" hacia el "excusado" (no me explico por qué carajo le dirán excusado; no he sabido de nadie que le haya pedido excusas ese albino) no le quede muy lejos y pueda aplastarse a su antojo y plácidamente.
Así, disfrutará usted de un feliz fin de semana y hasta habrá leído un libro, pero si usted no es amigo de ese tipo de lectura (como las sanguijuelas chupa cheques que tenemos en las cámaras legislativas), búsquese un juego de barajas y póngase a jugar solitario. En un rico, eso equivaldría a jugar póker en el casino de un lujoso hotel. ¿Ven ustedes, que sí se puede hacer lo mismo que hace un rico, con pocas diferencias? ¡No se rían,ombe! 
Por último (ya se me están haciendo muy largas estas chácharas), si es usted un pobre campesino búsquese una yagua de palma seca y súbase a una lomita bien inclinada, siéntese en la yagua, empiece la cuenta regresiva y coja jarda abajo; ya se dará cuenta de la sensación que sienten los ricos cuando se van a esquiar a Los Alpes suizos. ¿Ven ustedes, que solo hay que animarse para vivir como los ricos, aunque usted viva en la más espantosa prángana? Tengo otros ejemplos, pero si los digo aquí, sé que voy a ir preso por política, por tanto, aquí los dejo ¡Pero no se rían, ombe!

 

viernes, 1 de enero de 2021

EMBARRANDO CUARTILLAS: UN CHIN PA´TO´EL QUE TIENE LA BARRIGA PA´LANTE

Por Henry Osvaldo Tejeda, 
Hoy, me cogió con revisar eventos que se han dado desde la llegada del PRM y de Luis Abinader a la presidencia de la república. Vi el buen ánimo y la firmeza con la que el presidente ha dictado disposiciones, las ganas que le ha puesto a lo que ha creído que debe hacerse y por los resultados, las cosas les han salido relativamente bien, porque hay actuaciones de parte de la población, de su partido y de su propio gobierno que las hacen chocar con sus propios intereses, y muchos por lo bajo, acuden a la rebeldía, pero se dan cuenta de que cuando el presidente dice que la burra es baya, es porque tiene los pelos en la mano, y se tranquilizan, al menos por el momento. Veo rebeldías en la calle por parte de la población insensata, léase el tigueraje, pero también gente de otras esferas sociales más elevadas que las de los jodíos de verdad, que al parecer no entienden que el pueblo cambió y que Luis Abinader trata de ayudar para que ese cambio sea real y aplicable a todas las estructuras del estado. 
Veo generales privando en guapos, unos indisciplinados e irrespetuosos exigiendo respeto; religiosos que saben más de aborto que las mujeres que han tenido veinte partos; veo políticos corruptos asustados, haciendo de todo para evadir los tribunales y la cárcel; legisladores aferrados a unos cuartos del pueblo llamados barrilito; veo las viejas bocinas cobrando todos los millones de chaflán, aun después de haber perdido el gobierno que los hizo millonarios por hablar mentiras; veo diputados haciendo lo que les da la gana, atentos a que fueron elegidos y no pueden ser cancelados por el poder ejecutivo; veo asociaciones de dueños bares y establecimientos de diversión, que solo piensan en sus cuartos, y que quieren que la desgracia de la pandemia solo les corresponda asumirla al pueblo jodío, y no a sus negocios. Veo un comunicador nombrado por el poder ejecutivo como asesor de prensa, y que prefirió pedir su cancelación, para ponerse a venderle publicidad al estado en un gobierno de su partido; es lo mismo que una bocina. 
Vi a unos presuntos ladrones acusados de haberse ladueñado de cientos de miles de millones de pesos del pueblo, cuando eran llevados a "rompicuesco", amarrados como andullo  rumbo a una cárcel de máxima seguridad. Todo eso se debió al trabajo de un grupo de fiscales, a los que se les metió el diablo y se querían comer a los imputados. Si sus palabras hubieran sido  balas, hoy no hubiera uno de esos acusados con vida. Ofrézcame! Eso trajo alegría colectiva en el país, porque ya nos estaba pareciendo que esos malandrines se podrían haber salido con las suyas; pero ahora, las cosas parecen que realmente están por cambiar; se volteó la arepa.    
Veo un tigueraje en la calle, renuente a cumplir con las restricciones tomadas por el gobierno, para detener el contagio de la pandemia del Covid 19. He visto varios ex funcionarios ladrones del gobierno pasado, queriendo coger las de Villa Diego hacia el extranjero, y cuando les pusieron la reversa,  dijeron que no iban a viajar,  que solo iban a comerse un mangú a la cafetería del aeropuerto, pero se iban con toda la familia. Veo al gobierno cogiendo las cosas en serio con el asunto de la pandemia, bueno, no tan en serio, porque han sucedido unas que otras bellezas en las que se debió actuar con dureza, y no se hizo. En fin, se ha visto toda una gama de situaciones propias del sub desarrollo, y de las malas costumbres adquiridas por algunos mañosos, que se han acostumbrado a hacer lo que siempre les  ha dado su maldita gana, porque han con tado en todos los casos con el  apoyo por malos y corruptos gobiernos como los del PLD. 
Bueno, el hecho es que hoy desde mi Covidiano encierro, sentí deseos de embarrar unas cuantas cuartillas; y digo embarre, porque no soy periodista, pues apenas soy un escribidor frustrado que ha querido decir algo el día uno del nuevo año 2021, pero antes, iniciaré con dos tuits hilvanados que hoy subí a esa plataforma social y que espero que el presidente Abinader y su señora esposa, a quien le digo Mi Doña, y a la que creo que ha sido la primerísima de las primeras damas, pues de ella  se hablará de un antes y un después de su paso por la casa del los horrores comesolianos, léase, el palacio nacional, por el fervor, el entusiasmo y el amor que le pone a todas las actividades que lleva a cabo, hace que las ya pasadas primeras damas sean poca cosa o casi nada, en cuanto a servir para algo desde el gobierno. Es mi deseo que ella y Luis cojan todo lo que digo  con su avena y por el lado amable, y que me se recuerden de mandarme lo mío \item=Laugh_01 \item=Laugh_02 bueno bueno, esto es solo una chercha, pues lo único que deseo en estos momentos, es ver a todos y cada uno de los delincuentes del pasado gobierno que asaltaron  al estado, metidos en un cepo y enliados como andullos.
MIS MENSAJES EN TWITTER: 
"Si desde el inicio de su gobierno, ante el irrespeto de terceros a las medidas tomadas por Abinader y su gobierno, la reacción de este es dar solo un golpe en una mesa, pronto veremos muchas mesas rotas además de las consecuencias; de hecho, ya las estamos viendo, solo ha que ver todas las fiestas clandestinas en los distiintos barrios de la capital y el país, y los grandes eventos que de manera insensata se vienen llevando a cabo en los hoteles de Punta Cana. ¿A quién carajo le tiene miedo Luis Abinader, porque hasta donde yo sé, él no le debe la presidencia a Punta Cana? Ya salió a relucir de nuevo el tayotaje deAbinader, que ya estaba dejando atrás luego de ser presidente. Digo esto y  no por joder la paciencia, porque he sido, soy y seguiré defendiendo al presidente porque lo está haciendo parecido a como simplemente soñé que se deben hacer las cosas, pero claro está, solo lo voy a defender hasta que me sea imposible defenderlo. 
Ahora solo estoy haciendo un ejercicio mental sobre lo que algunos dirán que son pequeñeces eso de las fiestas ilegales, comparadas con lo que hizo el pasado gobierno. No señor, dejar hacer, es tan malo como lo peor que pueda pasar, porque ahora estamos hablando de la vida de once millones de personas y que grupos de malditos cherchosos pega virus, no quieren entender que están contagiándose en la calle para luego ir a su casa a contagiar y posiblemente a matar al resto de la familia. El dejar hacer, trae sus propias consecuencias. Los gobiernos se desgastan no solo por el tiempo en el poder; tampoco los pueblos se jartan de los buenos gobiernos así por así; algo debe pasar para que eso suceda, y cuando pasa, es porque se viene cocinando poco a poco. Varios motivos hacen caer a un presidente en el ya famoso tayotaje; veamos dos o tres: hacer gala de una decencia desmedida, que es lo mismo que ser más papista que el papa; no actuar en consecuencia cuando debe hacerlo por temor a las críticas de la oposición o de cualquier sector de la vida nacional, o de gente mal intencionada de su partido; dar visos de irresponsabilidad, dejando de hacer lo que manda una situación determinada, ya sea por temor o por falta de cojones, cayendo en lo que siempre ha caído tantos presidentes; no tomar medidas responsables por el temor de perder votos. Para ser justo, ese no es tema no está ahora en el tapete ni en la mente de Luis Abinader, pero siempre se presenta en el palacio nacional durante las campañas electorales."

Todo lo antes dicho, entre otras cosas más, es un camino directo al tayotaje que puede dañar a quien crea que está haciendo el mejor de los gobiernos. Un presidente como el actual, debe saber usar sus dos manos, es decir, pasar una de ellas de manera suave y de manera elástica sin pasarse de bueno, pero con la otra, golpear a quien, o quienes irrespeten las directrices del gobierno y las leyes del estado. En resumen, Suavizar con una mano, y golpear con la otra a quien deba golpear. La mejor referencia para que un presidente actúe en el presente y en el futuro, es el pasado, porque no hay presente ni futuro sin un pasado. Cuando los pueblos exigen buenos gobiernos, es por lo que ya conocen y han sufrido con otros en el pasado. Esas exigencias estarán presente cada día, a cada hora y a cada minuto, y es por eso que hoy, se le reclama a un gobierno hacerlo mejor que ayer, pero ya mañana se le reclamará no haber hecho lo que debió hacer hoy; esto parece ser un trabalenguas, pero no, esta es la pura realidad. 
A Bértold Brecht, se le achaca la frase en la que, al referirse a las luchas de los verdaderos revolucionarios; él dice en la frase que los hay buenos y muy buenos, pero que solo los hombres que luchan toda la vida son los imprescindibles. Ahora me dirijo al presidente Abinader. Usted, como el ejecutivo de la nación, debe estar día a día luchando por hacerlo bien, pues no basta con haber empezado a hacer las cosas más o menos bien porque las que estará usted entre los imprescindibles de la frase; si no continúa de la misma forma en que comenzó y hasta mejorarla, podría caer usted relativamente, entre los imprescindibles, pero bajar el moco y no ser constante en su proceder, podría terminar no solo en el renglón de los muy buenos y de los buenos, sino, como cualquiera que haya sido de los peores; el hecho es terminar entre los imprescindibles.
Entonces, presidente Abinader, aunque con ciertos entuertos que usted empezó y que aún están por por ser enderezados, usted comenzó a gobernar bien y de la mano del pueblo, pero eso no lo coloca en el renglón de los imprescindibles, pues, para permanecer en ese grupo, debe estar día por día encima de los problemas que aquejan al pueblo, y oyendo sus reclamos por la vía que sea, sin dejarse meter los pelos pa´dentro de los ya famosos poderes fácticos, a los que usted puede manejar bien, pero sin llegar a hacerlos más poderosos en detrimento del pueblo pobre. Si usted logra hacer bién todo eso, en solo cuatro años pudiera usted estar relativamente entre los imprescindibles, y digo relativamente, pues la frase habla de luchar toda la vida, y yo me refiero a solo cuatro años que pudieran ser ocho. Si usted logra gobernar pensando en las palabras "Los imprescindibles" le aseguro que usted no tendría que hacer campaña proselitista para el próximo periodo presidencial, porque ya la misma estaría hecha y basada algo mejor, basada en hechos reales sobre los logros de su gobierno, y no en próximas promesas de campaña; son pocos los que logran eso, pero de lograrlo, sería el pueblo que le pidiera a gritos que siga en el poder, aunque con la boca, el pueblo viole la constitución al exigir su permanencia en el poder más allá de lo establecido. 
Mire usted, señor presidente, el alcance de hombres imprescindibles. ¡Anímese y métale mano a los que tengan que metérsela, no deje que su manotazo en la mesa quede sin efecto! En este país, todos, yaseanricos, pobres, asociaciones o no, deben coger la parte que les corresponde esta pandemia, porque los de abajo, no somos los culpables de que esta maldición haya invadido este batatal con luz al que seguimos llamándole dizque, país.