viernes, 1 de enero de 2010

¡¡NOS JODIMOS!!! UN CAPITAN DE LA POLICIA MACUTEANDO


Por Henry O. Tejeda

¡Heeey uté, párese ahí! -Le dice el policía (NO de AMET) al motoconcho- quien no bien lo oyó, cuando pegó un frenazo que casi hace que el pasajero por poco le muerda el cocote al motoconchista.

¡Páseme sus papeles! -dice el oficial- A lo que el motonchista, medio nervioso accede de buena gana.

El oficial empieza a ver el papel y a murmurar entre dientes: "esto ta bien, ésto también, cero mata cero, carta y Pi son cuatro, tengo aquí el As de Copa, copa trae cerveza (la búsqueda de "Las Frías) y puede que aparezca el As de Oro (cien o doscientos pesos), si no tengo las cartas con el feo de alante, puede que el "virao" me lo ponga con el pariguayo que va de pasajero; agarro a éste, no, no, mejor lo interrogo y....okey, todo en orden -dice el policía- y le entrega los documentos al motorista, que de lo mas sonriente y haciéndose el gracioso, va a encender su motor para irse cuando el oficial le dice: ¡Mira plumú, ¿pa'donde tu va, caco'emaco,? tése tranquilo ahí y apague ese motor. A lo que accedió el motorista casi "miándose".

El agente, luego de decir ésto, le dice al pasajero: _¿Y tu, qué te traes entre mano, con esa sonrisita y eso sojito tan saltone?

_Agente, yo vengo de mi casa y éstos documentos son para asuntos de mi trabajo" -dijo el pasajero-

¡Déjeme ver esos documentos, puede ser que "haiga" una vaina rara en ese "folde", dijo el agente, empezando a revisar el manojo de papeles. Tira para la izquierda una hoja, pero sin leerla, luego pasa otra y nada; mientras va pasando páginas va pensando: "éste tipo tiene cara de que ta "arrancao", con éte no consigo yo ni pa'la caraca, gente como eta, medio "pasao meridiano" y en la cola de un motor, que pué tené en lo bolsillo, que no sea un par de pincho, una colilla de cigarrillo, un par de clic, una peineta, como "trenta" peso en peso, no, no, ete no'ej'el mio".


Era lo que pensaba el agente mientras revisaba los papeles del pasajero, pero luego de entregarselos, le dijo: _"Déjeme ver su cédula!

_Aqui la tiene usted señor agente -pasándole la cédula al policía-

El policía revisa por aquí, leé allí, mira por acá y dice: "¡Diablo, ¿y no pudo uté poné una foto suya en ésta cédula? porque el tipo que yo toy viendo aquí, no se parece a uté en "naaaaaá" (lo dijo así, alargando la A con la boca bien abierta), e'ma, ni familiar suyo parece; ¿No tá viendo uté el maldito pajón que tiene en la cabeza el hombre de la foto, y a uté solo le quedan como diciesiete pelo en ese caco? ¡Dígame! ¿ ejuté diabético, o e que en eso tiempo no había comía?

_Señor agente, no soy diabético, y el de la cédula soy yo, lo que pasa es que esa foto es vieja y ahora cuando renueve el documento, tendré por obligación que tener otra foto" -dijo el pasajero-

Pero...¿Renová la cédula pa'qué?, eta vaina dice que se vence en el 2010, y yo no le veo a uté condicione física pa durá cuatro mese má con ese decacaramiento que lleva uté arriba, deje eso así y evíte ponese de pendejo a perdé tiempo sacándo cédula, tando uté en "lasúltima". ¡Le apuéto a que ta arrancao ahora mimo!
El pasajero pensó: "A este tipo le ha cogido conmigo, debo ser cauto y ponerme manso, bien pianito".

_ Bueno, epérese un momento que voy a leé un poquito ma. -dijo el agente, y al momento se pegó la cédula de los ojos y dijo sorprendido: _Jejejeeeeyyy, dice aquí que uté e periodita, coño, pero porqué no me lo dijo ante, pa no tené que ta jodiendo tanto, yo con lo periodita no quiero ni jaiba en paila, son muy "jabladore" y a cualquiera hacen caé en un gancho". - dijo el policía al pasajero, al que desde ahora llamaremos, el periodista.-

_No señor, yo soy un ciudadano como cualquier otro, y no puedo valerme de mi condición de periodista para sacar provecho, eso sería deshonesto de mi parte. -Dijo el periodista- (Pero lo que no dijo fue, que desde hacía rato, ya se la había llevado, ese agente, a todas luces andaba en "búsqueda", lo que en buen dominicano, se llama 'MACUTEO" y él, un hombre "rejugao" estaba capeando la situación, evitando que ese azaroso policía le siguiera fastidiando.


¿Su nombre es Elpidio Tolentino?
_Si capitán -dijo Elpidio-
_¿Cooooooooomo, ¿Cómo sabe uté que soy capitán? -dijo el policía algo nervioso-
_Lo sé por las barras que lleva señor -dijo Elpido-


El Capitán, al ver que Elpidio no era un pendejo, pensó: "Ete azaroso me pué jodé la vaina; ese se ve que ha jodío mucho en la vida, esa carita de chele majao me dice que'l hombre no'e fácil. Entonces fue cuando le entregó la cédula a Elpido diciéndole: _¡Apése del motor y váyase a bucá otro motoconcho, porque éte, se queda conmigo! -se refería al motorista-¡¡Pásame de nuevo lo papele motoconcho!!!

En este momento fué que Elpido se dió cuenta de que el oficial andaba "macuteando", porque ya le había entregado los papeles al motorista en señas de que todo estaba bien, pero ahora vuelve y se los pide. Muy obvia, la "macuteadera".

El buen amigo Elpidio Telentino, como buen periodista al fín, se quedó "aguachapao" cerca del lugar, a ver qué ocurría entre el capitán y el motoconcho, porque no le cabía dudas de que ese capitán era un "MACUTERO", cosa que resultó cierta, porque luego de pasar por ésta tanda de fastidio, Elpidio decidió no dejar las cosas así e investigó hasta dar con el motoconchista, y éste le dijo que el policía le quitó cien pesos y que si Elpidio iba a denunciar al "MACUTERO CAPITAN" , él iría con gusto a identificarlo al cuartel si fuera necesario. Para mal de la población y bien del capitán, las cosas no han pasado de ahí.

He estado narrando -a mi manera- lo ocurrido a Elpidio porque lo escuché de su propia boca, aunque no en la misma forma en que lo he narrado aquí, solo quise darle un tono jocoso a una situación que debe llenar de verguenza a la policía nacional como institución.

Tiene que ser muy miserable ese capitán, y ser un corrupto graduado, para andar en la calle valiéndose del uniforme para quitarle cien pesos a un motorista. ¡¡Es una verguenza!! Ojalá el general Franklin B. Vittini Durán puediera leer ésto y tomara cartas en el asunto, porque bien fácil que está saber quién es ese capitán, corrupto y macutero, que está ensuciando las filas de la Policía Nacional. Que le pregunten al vale Elpidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario