martes, 15 de mayo de 2018

VIVENCIAS EN SAN JOSE DE OCOA: CON LA MESA AL CACO

Por Henry Osvaldo Tejeda

En la década de los 60, cuando apenas era yo un mozalbete, en San José de Ocoa existía en la calle Altagracia esquina San José, un bar que también era una fonda de vender comida y del cual, ahora no recuerdo el nombre, pero sé que era propiedad del señor Julio Custodio cariñosamente apodado Cabito. Décadas más tarde, en esa misma esquina estaría funcionandola famosa Barra de Niní el pastor evangélico; una cafetería, donde no se vendía bebidas alcohólicas, solo batida de frutas, bizcocho, sandwich, etc.

En la bellonera del bar de Cabito, se escuchaba siempre una canción que tenía una estrofa que decía así: "A los jugadores por estar de guapos, los van a llevar con la mesa al caco" ?Olé Olé Olá, con la mesa al caco"?

La canción se llamaba así mismo, "Con la mesa al caco". Ese castigo de ponerles la mesa en la cabeza a los jugadores, se usaba en algunos países latinos donde estaba prohibido el juego de azar (Juego de dados); también se usaba en algunos pueblos de nuestro país en tiempos de La Era de Trujillo.

Sucedía que, cuando la policía sorprendía a los jugadores, indistintamente, le ponía a uno de ellos la mesa en la cabeza y los hacía caminar por toda la calle hacia el cuartel; a veces, los hacían caminar desde el cuartel hasta al juzgado donde serían juzgados; era un mensaje a especie de escarmiento para que les diera vergüenza. El Mensaje, iba también para los que se atrevieran a jugar dados. Como era la tarifa de la época, la multa que le imponían era de $5.75 (Cinco pesos, más el pago de las costas), claro está, más el costo de la vergüenza por verse expuesto ante el pueblo.

https://iliocapozzi.blogspot.com/2018/05/vivencias-en-san-jose-de-ocoa-con-la_15.html

Ahora, veo que Villa Riva, está reeditando la vieja acción cuando hizo que un tipo que había robado un equipo de música, lo llevara cargado en sus hombros hacia el cuartel policial. Eso no está mal, pero la policía debería ampliar más su radio de acción y poner también a los ladrones de cuello blanco a cargar el cuerpo del delito por las calles del pueblo hasta llegar, no en un juzgado ni en un cuartel de la policía, sino, en una plaza pública donde deberían ser guindados.

Como es dinero lo que roban esos ladronazos, y la policía de aquí no acostumbra a mostrar el dinero que incauta porque ya sabemos lo que pasa con eso, entonces, de manera simbólica se le pondría al ladrón de cuello blanco un saco lleno ya de: yuca, batata, ñame, papas, o de plátanos para simbolizar que lo que se han estado robando esos hijo;e puta, es la comida del pobre pueblo dominicano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario