lunes, 15 de septiembre de 2014

SAN JOSÉ DE OCOA ESTÁ DE LUTO: MUERE HENRY MARTINEZ



Henry Martínez y su esposa Ivelissse Polanco (Foto tomada del Muro de Facebook de ella)
Por Henry Osvaldo Tejeda

Llegar al mundo con el compromiso de tener que morir, es algo para tomarse en serio, cosa que la gente no hacemos porque nos vemos el transitar de la vida pasar por delante de nosotros y no le damos la importancia que merece, por lo corta de la misma.

Sólo cuando nos vemos de frente con la muerte, sentimos el verdadero terror,  al que no tomamos en cuenta mientras estamos imbuidos en las banalidades de la existencia, y ensimismados en nuestros asuntos del día a día, pero así somos.

 
Ocoeños que  asistieron a uno de los cumpleaños de Martínez, en su residencia de San Cristóbal


Henry Martínez, mi gran amigo y compañero de tantas sanas andanzas en la niñez y en la adolescencia, acaba de morir. Un ser ejemplar al que nadie en San José de Ocoa (su pueblo), puede señalar por haberse visto envuelto en el más mínimo de los problemas. Se puede decir que Henry, era un santo imperfecto. Santo, por sus grandes virtudes humanísticas y su correcto accionar en la vida, y lo de imperfecto, porque así somos todos los humanos.



Miguel, conversa animadamente con Henry
Servicial, despegado de todo lo material, no dudó nunca en hacer todo lo que estuvo a su alcance para sacar de trances y problemas a cualquiera que se lo pidiera, no  importando si era su amigo o no.



Cuando me dieron la infausta y dolorosa noticia, no sabía si llorar o ponerme a escribir; me decidí por las dos, porque ese amigo merece, no sólo una lágrima, sin,o todas las que un ser humano que lo haya conocido, pueda tener en su interior.

Manuelcito Castillo, Henry Martínez, Alberto Soto
Joselyn Isa, y Rafeelito Arias (Batuala)


Es difícil escribir sobre un amigo de la estatura, del arraigo y de la constante presencia que tuvo Henry Martínez en mi vida; es tanto lo que hay que escribir de ese buen amigo, buen padre, excelente hijo y mejor esposo, y por más que yo escriba sobre su comportamiento y sobre su vida per se, siempre me voy a quedar corto, pero por lo menos, lo estoy intentado. No es nada fácil, lo reitero.

Hoy, ese amigo deja en la orfandad a dos hijos, a los que hizo profesionales y que, tanto su esposa como ellos lo adoraban y lo trataban como su ídolo terrenal, tanto por ser tan buen padre, como por ser tan buen amigo.



Ivelisse Polanco, su adorada esposa, mi admirada y  querida Ive, una mujer abnegada y trabajadores que siempre supo estar a su lado en las buenas y en las malas (¿Las malas? Su diabetes y sus  problemas en la columna vertebral) y hoy llora sin consuelo la partida de su amado y querido "Greñas", apodo este que, por llevar siempre el pelo largo, le endilgó su gran amigo Julio Alberto Santana, mejor conocido como Cacao, otro de mis amigos de la infancia.


 
Henry, Willliam J., Milton R., Chen y Nenito Lara en el "Tres Rosas"

 Hoy baja a la fría tumba, una de las personas más conocidas y reconocidas, no sólo en el ámbito ocoeño, sino, a nivel nacional por las grandes amistades que supo cosechar con gente que tuvo la suerte de conocer a ese amable y jovial hombre de bien.

Aquí vemos a Henry en el cumpleaños de otro de
sus buenos amigos, Radhamés Tejeda

Henry Martínez, laboró por décadas en Brugal & Cía, teniendo que abandonar el alto cargo  que tenía en la empresa, por motivos de enfermedad, la misma que hoy y se lo lleva a la tumba.



Fue además un gran sofbolista, formó parte del primer equipo de baloncesto organizado  de Ocoa y participó en Los Primeros Juegos Regionales Estudiantiles, celebrados en la ciudad de Azua, en la década de los sesentas, donde nos pasamos una semana en competencia con los otros pueblos del Sur.


Equipo de baloncesto de Ocoa en la década de los 60's. Representemos a Ocoa,en los Primeros Juegos Regionales Estudiantiles, en Azua
Martínez, como le decían sus amigos más cercanos, fue locutor de radio Ocoa por muchos años, y su padre Don Adriano Martínez, era uno de los comerciantes más honestos y queridos del pueblo al igual que su madre, Doña Lilian Ortíz, toda una santa que crió a sus ocho hijos a los que dio una verdadera y sana educación basada en los mejores valores morales de la vida. Por eso, Henry era como era. (de tal palo, tal astilla)

El que trató a Henry Martínez, o a cualquiera de sus hermanos  sabe de la calidad humana y la bondad irradiada por ellos, y el exquisito trato con siempre dispensan a los demás.

Por último, quiero enviar mis más sinceras condolencias, a sus hermanos: Marcos, Adria, Frank, Melvin, Cinthia y Liliana y, por supuesto, a Ivelisse y a sus hijos.
 
Henry, y otros amigos, en una de las tradicionales fiestas navideñas en la casa de Tonino Isa
 Adiós Martínez, no te digo hasta luego porque no que nos volvamos a ver jamás, pero me quedo con el agradecimiento del gran trato que para mi tuviste, desde que nos conocimos.
Todos los asistentes al cumpleaños de referencia, de Henry Martínez
¡Carajo, Martínez!, esto sí que me dolió hermano, te llevaste parte de mi! ¡Descansa en paz, "Greñas"!

3 comentarios:

  1. Gracias por sus palabras de parte de Melvin Martínez y familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conformidad a todos los hijos de casiano y lilliam martinez, paz a su alma .

      Eliminar