martes, 10 de noviembre de 2015

VIVENCIAS EN OCOA: CONJUNTO MUSICAL ALPHA 70, Y EL HOTEL MARIÉN

Alpha 70, en el Bar Tres Rosas
(la chica, es Nieves Báez, de visita en Ocoa
en ese momento
Por Henry Osvaldo Tejeda
Hoy quiero hablar del nacimiento de un grupo musical en San José de Ocoa (Alpha 70) en los inicios de la década de los setentas, en la que siete atrevidos muchachos no se nos apretó el pecho a la hora de darle frente a una realidad que se nos presentó, aún sin tener la preparación necesaria para enfrentarla, pero lo hicimos.

Se puede decir que  "Alpha 70", fue formado de  manera hasta forzada, porque aunque hacía un tiempo que veníamos haciendo ensayos esporádicos, no tocábamos en ninguna parte a no ser una que otra fiesta familiar de Tonino Isa, o para los hijos de los socios del  Club Ocoa Inc., en el día de Reyes.

Julito Deschamps, un cantante muy popular en el país, tocaba en El Hotel Restaurant Marién todos los domingos un pasadía bailable, desde las 10: a.m., hasta las 6 de la tarde. este hotel era administrado por Jovino Isa, y el difunto Tony Isa, era el jefe representante de la dueña, que lo era su esposa Theany Castillo.

LA HISTORIA
Desde que Tony Isa contrató a Julito Deschamps, sabía la forma de cómo se manejaba ese famoso cantante y  músico dominicano, porque lo conoció mientras este tocaba en La Barrica, en la capital dominicana. Julito estaba ya, casi un alcohólico, pero a la gente le gustaba su voz aguardentosa.

Fidelito, Patay, Osvaldo y Camón
Tony le dijo, que me pusiera a cantar con el grupo y que no se preocupara por el pago porque eso iba por cuenta de El Marién.

Recuerdo que le dijo: "lo único que yo quiero, es que el pueblo escuche a Osvaldo cantando".
No se imaginan, cuánto le agradecí a ese buen hombre el gesto de apoyo para conmigo.

Yo cantaba solo cuatro canciones, una para cada set, pero en cada receso yo le decía a Julito que me dejara el órgano encendido para yo ir marcando tonos en el teclado sin que lo oyera el público. No hubo problemas, Julito accedió, y así lo hice en cada receso.

Julito se pasaba el receso bebiendo, creo que yo hacía eso por pura curiosidad, pues me gustaba ese instrumento y me fijaba las teclas que él usaba en los merengues, y como yo tenía ciertos conocimientos musicales y sabía de tonos, pero nada de práctica.

Pasaron dos, tres, cuatro, meses, y esa fiesta se volvió una enfermedad contagiosa para los ocoeños, a tal punto que, desde el día lunes, iba gente al El Marién a reservar mesa para el domingo próximo, eso era increíble.

Todo iba bien, pero un día.....Julito Deschamps no aparecía por parte alguna, los cuatro músicos llegaron temprano, entre ellos, había uno que era ocoeño que se crió en Baní.
Ramón Matos

El Marién estaba lleno como siempre, y con un público desesperado; Rafael Guerrero, el cantante de merengue del grupo se acercó a mí y me dijo estas palabras:

"En cada receso del grupo, siempre te veo "curcuteando" las teclas del órgano, ¿te atreverías tú a por lo menos, servirnos  de relleno en los merengues? Porque ya Julito me llamó y me dijo que no está en condiciones de venir.

_ Rafael -Le dije- casi todos los merengues ustedes los tocan en Sol Mayor, y alguno en Do Mayor, y si ustedes se limitan a tocar solo esos de los cuales te he dicho el tono, por lo menos, puedo poner los acordes. Juancito (el ocoeño) se puede hacer cargo de todo lo demás con el saxo. Dicho y hecho.

Machacando, pudimos salir de esa fiesta, pero Tony quedó muy molesto con Julito Deschamps, por lo que me llamó y me dijo:
Osvaldo, como el piano es del hotel, ¿crees tú que puedes reunir a un grupo de músicos para que se hagan cargo de estas fiestas de los domingos? Te puedes llevar el piano para que ensayes en cualquier parte.

Se me quisieron doblar las rodillas, le balbucee algo así como: "Amigo Tony, usted no sabe en el lío que se va a meter, con ese cambio tan radical entre Julito Deschamps, y cuatro o cinco imberbes, sin el  bagaje suficiente  para algo así, pero, déjeme hablar con los muchachos.

Ramón Núñez (Momón)
Cuando hablé con Camón, hasta se asustó. Convocamos de inmediato a Ramoncito Santana, Bienve Masa, Patay, Momón y a Fidelito.  Éramos siete muchachones enfermos con la música, que vimos la oportunidad de desarrollarnos musicalmente.

Ensayamos unos cuantos merengues que ya teníamos montado, no eran muchos, por lo que tuvimos que repetirlos en los sets finales. Yo monté muchísimas baladas de moda en la época y con ese equipaje, nos fuimos a un viaje lleno de ilusiones para El Marién. teníamos muchas ganas, pero también estábamos asustados.
Hotel Marién

Para no cansarles con el cuento, además de quedarnos tocando el pasadía de cada domingo, por la acogida que tenían esa fiesta, Tony decidió hacer lo que se llamó "El jueves social", otra fiesta en medio de la semana pero de noche. La acogida fue enorme.


Esas fiestas, nos trajeron como beneficio marginal, que Pururú Pimentel, administrador del Bar Tres Rosas se interesó por nosotros al ver que El Marién le estaba comiendo los caramelos.

Pururú llegó al extremo de dejar de traer una orquesta de las que, tradicionalmente llevaba a Ocoa en las fiestas patronales, específicamente, la del día 20. Eso fue una verdadera locura, nos dio la puerta en la mejor fiesta del año. ¡Suuuuuu, santísimo!, cuánto dinero recaudado en esa puerta, y eso, que pusimos la entrada a 50 centavos.

Cuando terminamos, eran casi las 3 de la mañana pero ninguno se quería ir a dormir porque querían saber si ya eran ricos con lo ganado en esa fiesta, todos querían saber cuánto se ganaron, y como decía Cacao, “Esa la del perro bolo”. jajajajaja

Si hay anécdotas qué contar en ese pueblo, los músicos de los sesentas y de los setentas son los páter noster (Padre nuestro, en Latín) de las mismas, especialmente, los que tocamos en la banda de música municipal. Dentro de poco, les daré a conocer unas chácharas y Vivencias, donde cuento algunas situaciones anecdóticas no solo de músicos, sino, del Bar Tres Rosas, entre otras.
Aquí abajo, les dejo la música del primer merengue que tocamos en El Marién, claro, no somos nosotros los que tocamos, lo hagao solo como un dato más a lo ya escrito. El grupo se llama, Los Monarcas, y el merengue se titula, "Pichiro Pelota" ¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario