lunes, 6 de junio de 2016

IMBERT BARRERAS, MÁS QUE HÉROE, UN VILLANO

Por Henry Osvaldo Tejeda

Luego de la muerte general Imbert Barrera, he visto cómo han salido publicaciones de diarios amarillisitas propiedad de la oligarquía que siempre defendió Imbert Barreras.  El Listin Diario (Tenía que ser aquí en El Diario Guarida de Hienas periodísticas Chupa cheques") publica, "El país está de luto". Luego se va en loas para el “héroe”. 

Escucho personas, específicamente jóvenes, enalteciendo la grandeza de Imbert al complotarse para matar a Trujillo, pero solo conocen la cara de la moneda que se les ha vendido al pueblo que, es precisamente, la adversa a la realidad.

Quien conoce la verdadera historia, sabe que este general de la Era de Trujillo nunca tuvo un compromiso real con este pueblo. Regularmente, un militar fascista nunca tiene compromisos con nadie más que con su ego y sus intereses personales.

Para ser un general de tantas influencias en Era de Trujillo, se necesitaba una adhesión total y probada al régimen, y tener hasta el bautizo de sangre de realizar “servicios especiales” para una tiranía caracterizada y sustentada en el atropello, la atrocidad y el terror.

Ante tanta falta de autoridad en el país, donde no hay un presidente ni un general que haga su trabajo, la gente desesperada e impotente dice ¿Para qué haber matado a Trujillo, si lo que tenemos hoy es un maldito infierno, un país invivible que, aunque no hay asesinatos políticos, tampoco podermos decir que no sea una tiranía?  
Los abusos que se cometen hoy en contra del pueblo, están santificados por una justicia comprada e inmoral, que actúa de acuerdo a los designios de sus benefactores ubicados en el poder.

Al ser una democracia secuestrada, esta se torna en "una tiranía legal", por lo que no es necesario asesinar físicamente a políticos ni a nadie que sea desafecto al gobierno, bastaría gestionar desde las alturas una sentencia demoledora en contra de alguien en un momento dado, y ahí mismo queda asesinado moralmente, y sacado de circulación. 

Se puede poner como ejemplo el caso de Leonel Fernández que, aunque es un caso atípico, por haber sido el asesinato político  cometido por gente de su propio partido, es algo inusual aunque no imposible dada la calaña de los protagonistas..

Muchos hablan hasta con lujos de detalles lo que según ellos, les contaron sus abuelos de que Trujillo mantenía el orden del país, y que las instituciones funcionaban correctamente, que la gente podía amanecer en una acera de la calle y nadie se atrevía a robarle; que en esos tiempos el único que robaba era Trujillo, pero que ahora son demasiado los ladrones. ¡Vea hasta dónde nos ha llevado este estado de cosas.

Que Trujillo saldó la deuda externa, y que los de ahora solo saben hacer préstamos para luego desaparecer el dinero, que había respeto, que los padres que no enviaban sus hijos a la escuela eran amonestados y hasta encarcelados; que todo el que robaba, Trujillo le mandaba a cortar las manos, y al que violaba a una mujer lo capaban (castraban). 

Todas esas acciones correctivas aunque extremas, el pueblo quisiera verlas  aplicadas hoy y al no obtener respuesta de un gobierno sumido en la  inercia en los problemas nodales del pais,, reclaman y piden la llegada de un  Trujillo. Pero lo cierto es que, quien conoce lo que fue esa tirania, en realidad no piden a Trujillo sino,  un gobierno de pantalones y con voluntad de acabar con este estado de cosas. 

Ya que este gobierno tiene tanto en común con la tiranía de Trujillo; violación de la constitución, desconocimiento de la voluntad popular, de las leyes, y de tantos atropellos que se cometen en contra el país, por qué por qué no imitar también los duros métodos correctivos aplicados por el sátrapa, pero hacerlo en todos los niveles y contra todos los delincuentes de la sociedad dominicana?, muy fácil, porque sencillamente, el propio gobierno es el creador y protector de los más grandes capos y delincuentes del país, los tiene en su seno, y convive con ellos y son sus socios.

Hay tantos aspectos que ponen al tirano por encima de estos gobiernos de postalitas que hemos tenido en los últimos años. A todo el que elogia a Trujillo y a sus esbirros, nunca les dijeron el costo que tuvo para el país la presencia de ese dictador en el poder, en el que fueron asesinadas miles de person

Hubo vejámenes por doquier, asesinatos políticos, el terror de un pueblo amordazado, el miedo de la gente hasta de su propia sombra, hombres obligados a chivatear (denunciar) a sus familiares, otros entregaban a sus hijas para que fueran usadas a su antojo por el tirano, so pena de hacerse enemigo de "El "Jefe". y éste, luego de “jartarse” de usarlas sexualmente, se las “asignaba” a un subalterno civil o militar. 

 IMBERT BARRERAS, ¿HEROE NACIONAL?

Hay una frase muy conocida que reza: “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Esa es una especie de alianza virtual  entre dos sectores que se adversan, pero que tienen ambos una tercera persona que es su enemigo común, esa tercera persona lo era Trujillo. 

Es una alianza que subyace en el fondo pero sin un acuerdo firmado entre esos "amigos coyunturales"las partes. Alianza virtual y estratégica en la que ambos están juntos pero no “reburujaos”, es decir, no hay compromisos entre ellos pero si nos vamos al deber ciudadadano una de las partes, por amor a su patria, sí debió cumpllir el sagrado compromiso de velar por su país, esa parte se era Antonio Imbert Barreras, y no lo asumió así, prefirió seguir haciéndolas de antihéroe. 

Por  razones personales, Imbert se enemistó con Trujillo y éste a su vez, era el enemigo número uno del pueblo. Imbert colaboró con su muerte ayudando de rebote al pueblo dominicano, no porque abordó una causa patriótica per se, sino, por sus problemas personales con el tirano. Pero aún así y hasta ahí, pudo ser considerado un héroe, por su valor y por ese gran aporte al pueblo que nos ayudó a quitarnos de esa dictadura.

Imbert pudo seguir esa trayectoria o mantenerse en planos bajos, pero hizo lo peor, se hizo enemigo del pueblo, odiaba todo lo que representaba al pueblo porque veía en cada revolucionario dominicano fue protagonista a un comunista, esa enfermedad lo llevó a tener protagonismo en el derrocamiento del presidente Juan Bosch, oponiéndose por demás, a la vuelta la constitución del 1963, en fin, Imbert luchó contra su propio país. La antítesis del héroe.

Estuvo de acuerdo con el ametrallamiento llevado a cabo por el general Echavarría en la calle Espaillat, y lo peor lo hizo cuando traicionó a su pueblo al servirle de presidente títere a los norteamericanos para masacrar al pueblo. ¿Se le puede llamar héroe nacional a una persona con esta retahíla de perversidades? ¡Jamás! 

Pero su obra maestra fue, los asesinatos que ordenó en la parte alta de la capital durante la guerra de abril del 1965, cuando encabezó el ametrallamiento de la parte norte de la capital, durante la funesta y criminal "Operación Limpieza", puesta en marcha conjuntamente con los norteamericanos en la que cientos de dominicanos de todas las edades fueron acribillados, muchos sacados de sus casas para ser asesinados en plena calle o dentro de las mismas.

La Operación Limpieza, fue un chapeo bajito, un chapeo asesino contra un pueblo indefenso, llevado a cabo casa por casa, y cometiendo toda clase de abusos contra la población.  Es bueno decir que, mientras eso sucedía por tierra, la aviación dominicana tambien bombardeada a la ciudadadanía inmisericordemente, matando indiscriminadamente a la población.


Fue un genocidio llevado a cabo por los norteamericanos y su títere el general Antonio Imbert Barreras, el mismo al que se le ha pretendido borrar todo un historial criminal en contra de este pueblo.

 Quiero dar a conocer algunos aspectos de la vida de Imbert Barreras, para aquellos que aún no saben nada de quién fue ese “héroe nacional”... 

Imbert Barreras fue uno de los principales actores del golpe de estado que le dieron los militares a Juan Bosch en el 1963, el  primer gobierno democrático surgido de las urnas luego de la muerte del tirano. Es ese mismo "héroe nacional", quien subió a Juan Bosch en un avión y lo deportó hacia Puerto Rico.  

Se dice que cuando llegaron los expedicionarios por Luperón, a la sazón, Imbert barreras era el gobernador de Puerto PLata; los expedicionaarios fueron capturados, vejados, y finalmente asesinados. Luego de eso, Imbert Barreras organizó una fiesta para celebrar esa masacre. Esos expedicionarios son hoy considerados como héroes por haber dado su vida por el pueblo dominicano. 

Según cuenta John Barlow Martin, un escritor y político enviado por el presidente norteamericano Lyndon B. Johnson, especialmente, a disolver la Junta Militar que funcionaba en San Isidro y para crear a su vez un gobierno títere al que llamaron Gobierno de Reconstrucción Nacional, colocando como jefe del mismo a Imbert Barreras. Una traición más del “héroe nacional” esta vez para servir de títere a un  país que nos acababa de invadir.

Por último, el general Imbert Barrera nunca tuvo un compromiso con este país, sus luchas fueron por sus propios intereses, ambiciones políticas y pecuniarias, lo demostró cuando se negó a firmar el "Acta de reconciliación" redactada por la OEA para poner fin a las hostilidades de la guerra de abril del 1965 y darle paso a un gobierno constitucional, porque en su mente amasaba la idea de que él era quien debía ocupar la presidencia del país luego de esas negociaciones. Finalmente, fue escogido el Doctor Héctor García Godoy. El "héroe nacional" nunca perdonó esa afrenta.

Este hombre lo que hizo en su vida fue, hacerlas de antihéroe, porque asesinó a verdaderos héroes, luchó contra héroes y próceres de la revolución, le sirvió  a gobiernos antidemocráticos, y fue (según dice El Caribe) de los que sugirió que Caamaño fuera asesinado luego de ser capturado en las lomas de San José de Ocoa.

No menosprecio el coraje del general Antonio Imbert, probado, al tomar accción en la decapitación de la dictadura de Trujillo, su coraje no está en tela de juicio, pero ese coraje ¿lo puso luego al servico del pueblo o lo usó para convertirse en traidor de su patria? Los hechos están ahí y confirman que él fue todo, menos un héroe.

¡Sea usted el jurado! ¿Fue un héroe, o un villano que solo giró en torno a sus intereses personales y políticos, y que nunca tuvo un compromiso con el pueblo?
===

El Caribe
“Balaguer lo designó secretario de las Fuerzas Armadas de 1986 hasta 1988, y en la ocasión, el mandatario lo encargó de localizar el cadáver del coronel Francisco Alberto Caamaño y entregárselo a sus familiares, lo que nunca hizo, pues hay versiones que dicen que fue de los militares que aconsejó que el presidente constitucionalista fuera fusilado cuando fue capturado en 1973 al encabezar el desembarco guerrillero de Playa Caracoles”

“Es así como en septiembre de 2013 la Fundación de Militares Constitucionalistas del 25 de abril de 1965 solicitó al Congreso Nacional de la República Dominicana que estudie la posibilidad de despojar al general Antonio Imbert Barrera de su condición de Héroe Nacional y de general vitalicio de las Fuerzas Armadas, por considerar que ha actuado en contra de los preceptos constitucionales”. 

¡Chupe usted, y déjeme el cabo!

4 comentarios:

  1. Usted si que dio en el clavo compai Asi mismo fue y hasta ahi legaron nuestro politicos dominicanos. Heroe de que.k.

    ResponderEliminar
  2. Y lo mas descarado es que el Presidente Medina fue a rendirle honores, a payaso, pobre Juan Bosch.

    ResponderEliminar
  3. Juan Bosch debe de estar dando patadas en su tumba...
    "Héroe"? Asesino y traidor es lo que es el tipo ese...

    ResponderEliminar