domingo, 26 de junio de 2016

POR QUÉ EL EXCANDIDATO DEL REFORMISMO NO RECONOCE EL TRIUNFO DEL DR JOSÉ REYES?

Por Henry Osvaldo Tejeda

"Un hombre que quiere ser bueno entre tantos que no lo son, labrará su propia ruina" (Nicolás Maquiavelo) 


Quise colocar aquí esta frase, porque me parece que la misma fue escrita para el Dr. José Reyes.


Ya la campaña política pasó, y uno de los principales contendores que aspiraba llegar a la alcaldía de La Romana no ha reconocido el triunfo del ganador. Muchos creen que no es necesario ese reconocimiento hasta dicen; "¿para qué, si no hace falta?"


En parte estoy de acuerdo con el que así piensa, pero por otra parte no, porque eso deja un mal sabor a sociedad dividida y a un pueblo irreconciliable, de hecho, el proceso electoral pasado ya profundizó el odio a lo interno del PLD, al punto de lo irreconciliable.

Eugenio Cedeño, uno de los excandiatos a la alcaldía de La Romana reconoció el triunfo del Dr. Reyes, y creo que lo hizo por varios motivos, y porque fue a la contienda sabiendo que así como podía ganar, también podía perder como así sucedió, que la persona ideal para serlo debería ser el Dr. Reyes, como también sucedió. Fue un gesto muy loable de Cedeño. 

Reconocer que José ganó en buena lid, le trajo como consecuencia a Eugenio Cedeño los insultos del candidato del PRSC, quien en medio de una claque enardecida por las mentiras de Pedro Botello quien acompañado de un grupo de seguidores suyos y del candidato perdedor, fueron  a la casa de este adecirle que había ganado, y este se lo creyó. 
Entre otras cosas, esto fue lo que el excandidato dijo en ese momento: 
                              
video
"Yo estoy enfrentado al PLD y al fresco de Eugenio Cedeño; y te lo digo Eugenio, tu no eres un hombre para enfrentar a Tony Adames, tu eres un cobarde, un vulgar cobarde"
Eugenido Cedeño se limitó a estrujarle en la cara unas pocas palabras:
"Yo puedo ser un cobarde, pero no un ladrón" 

Así anda este pueblo de La Romana, digno de mejor suerte, pero por lo menos, se ve una luz al final del túnel.


Ese reconocimiento de Cedeño al Dr José Reyes también llevaba consigo el miedo a que se pudieran hacer manejos turbios luego de la victoria, y que eso trajera como consecuencia que el cabildo cayera de nuevo en las mismas manos que lo llevaron a  la quiebra. 


Si el ayuntamiento de La Romana hubiera sido una empresa privada, hoy estaría cerrado, fue tan grande el desfalco al que fue sometido desde el 2010 hasta el presente, que tiene todas las puertas del comercio de La Romana cerradas.


se ha sabido en estos dias que a la fecha,  se ha descubierto un faltante de más de  421millones de pesos, y se tiene la certeza de que esa suma aumentará considerablemene. El rancho está ardiendo.


Ese excandidato no va a reconocer el triunfo del Dr. Reyes, puede que él creea que eso le conviene, es decir, mantener a sus incautos seguidores en la creencia de que a él le robaron las elecciones. 

Digo incautos, en el sentido de que son personas que vienen de los estratos más pobres y de menor educación del pueblo, que los hace presas fáciles de los taimados y de falsos personajes que se enganchan a políticos.


No va a reconocer el triunfo de José (En nada afecta eso a la próxima gestión) porque carece de  valores esenciales necesarios para una sana convivencia social como lo son: la humildad, la honorabilidad, la tolerancia, la dignidad (Esta palabra la odia, lo he escuchado burlándose de ella cuando la asocian al Dr Reyes), saber perder, y sobre todo  reconocer sus errores.  


Pero él es así, nunca cambiará, "Árbol que nace torcido, jamás sus ramas endereza". Solo hay que recordar que, desde que llegó al ayuntamiento, se hizo de un ejercito propio que le guardaba todos sus movimientos, claro está, un ejercito paragado por el pueblo.

Pero en realidad, él nunca ha sido perseguido por nadie ya que todos esos aparatajes, obedecían a una de sus tantas paranoias y del afán de llamar la atención, lo que siempre ha pensado que lo hacían ver como muy importante. 

Dice Sigmund Freud: "En los delirios de grandeza (el enfermo) tiene la convicción de la enorme importancia de su persona, pues se cree jefe de estado, rey, pontífice, profeta elegido, etc." 


No reconocerá nunca que la gran mayoría de los votos que obtuvo, fueron el fruto de una traición cometida por Enrique Martínez y su grupito en contra José Reyes para favorecerlo a él. ¿Quién no sabe que en este pueblo el PRSC no tiene ni la mitad de los votos obtenidos por él en las elecciones pasadas? Pero él cree que ganó.
Botello le dice a sus seguidores, que Tony Adames ganó las elecciones
Una semana mas tarde, se largó para NY.

Él piensa que se cometió un abuso en su contra, cosa esta que solo se está en su calenturienta y atormentada cabeza llena de prejuicios, entre los que se incluye lo racial, por creerse menospreciado (y hasta envidiado, según ha dicho ¿...?) 


Lo anterior, se verifica con estas palabras que ha dicho innumerables veces, y que las tiene y a como un cliché:


"...y estos blanquitos de La Romana no asimilan que un  morenito pica caña de Higüeral le haya ganado la alcaldía al PLD" (Se refería al 2010). Esta es solo una de sus muchas paranoias. Veamos qué no s dice sobre eso, Sigmund Freud, al respecto:

"En los delirios de persecución, el paciente se siente acosado por personas poderosas, sectas....."  

El excandidato  se siente menospreciado por el color de su piel y su procedencia social, es lo que he venido oyendo de su propia voz desde hace años, mejor dicho, desde que empezó a actuar haciéndose la víctima, para confundir a los frágiles de mente.


Otra de Freud: "Los delirios de injusticia llamados tambien querulantes y pleitistas, hacen que el paciente se sienta tratado injustamente por un tribunal...."

Nuestro héroe  no se cansa de decir que el PLD lo tiene preso injustamente sin él haber hecho nigún hecho doloso, y se lo achaca al miedo político de ese partido hacia él. 


Yo pregunto, ¿a cuáles contrarios?, pues ha sido el mismo presidente del PLD quien ha tratado de sacarlo de la cárcel y no ha podido, además, fue el Concejo de Regidores compuesto por gente de su propio partido que, unidos a otros del PLD, lo suspendieron de sus funciones de alcalde.


A pocos días de las elecciones, la cúpula del PLD se reunió, pero no
todo fue un bulto, José nunca creyó en sonrisas de retrato
Los mismos traidores de José Reyes (hembras y varones) saben muy bien que de nada les valió verter  el veneno de su miserable traición, hoy sienten el repudio de un pueblo que los tendrá en cuenta como se debe en los próximos torneos electorales. 

Acaso ha pensado el romanense qué hubiera sucedido aquí, si esa traición a José Reyes hubiera dado sus frutos? Tendríamos un alcalde solo de nombre sin poder ejercer sus funciones por estar preso, precisamente, acusado por desfalco a ese mismo ayuntamiento del que ahora habría vuelto a ganar la alcaldía.

La trama de la obra fue muy bien urdida por el candidato perdedor y por su sagaz e inteligente manejador que esa situación era la que se iba a dar en caso de ganar decidieron, en un manejo político y sin el mínimo sentido de lo moral, confeccionaron una boleta electoral familiar en la que la esposa del alcalde fuera la vicealcaldesa. ¡Insólito!


De esa forma, tanto él como "su sagaz e inteligente manejador", se repartirían el manejo del ayuntamiento, el primero despacharía desde la cárcel, y el sagaz desde su casa. ¡Qué hermosura! Esa boleta municipal fue confeccionada con los más oscuros instintos políticos.


Por eso se cae de la mata que, con solo José presentarse como candidato a la alcaldía, ya el pueblo estaba ganando, pues Eugenio Cedeño no hubiera podido ganarle a esa perversa y variopinta maquinaria política  manejada por el presidente provincial del PLD.


José se presentó a la contienda con el temor de que nuevamente,, sería víctima de una traición y así sucedió, pero esa era su última batalla política y como una vez él dijera en su cuenta de Facebook, "Alea jacta est", es decir, "La suerte está echada", se fajó a buscar los votos casa por casa, es decir, en la acera del frente; nunca se distrajo de su objetivo

al igual quelo hizo su equipo.

Por suerte, José no solo se presentó como candidato, sino que, ganó derrotando a sus dos peores adversarios en este pueblo, el primero, un simple desmeritado enemigo enganchado a político, y el otro, una víbora venenosa que aloja en su vientre toda la maldad y la trapacería, y sobre todo el veneno dela tración. 


Junto a este último enemigo, están las mujeres enemigas de José, a quienes La Romana logró conocerlas ya como son y a las que les espera lo suyo en un futuro de solo cuatro años. Si ellas son creyentes, que empiecen a buscar la forma de salirse de abajo a la patana del pueblo y del Karma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario